• Efecto Mcguffin

CACC 9: UNA VISIÓN CIENTÍFICA PARA EL DISEÑO CURRICULAR

Joe Kirby ha argumentado repetidas veces que el plan de estudios y evaluación no están diseñados teniendo en cuenta la memoria. A pesar de referirse a su propio país, Reino Unido, parece que no es especialmente atrevido decir que en el nuestro ocurre más o menos lo mismo. Así que, ya que desde arriba no nos lo solucionan, mejor empecemos por nosotros mismos a ver qué podemos hacer para mejorar cuánto recuerdan nuestros alumnos de lo que (supuestamente) han aprendido. Esta es nuestra 9ª píldora del Curso Acelerado de Ciencia Cognitiva disponible en su idioma original en https://pragmaticreform.wordpress.com/ .




Para empezar hay que decir bien alto que hay un desajuste entre lo que sugiere la ciencia y lo que hacemos en muchas escuelas al respecto.

Según Kirby, un siglo de estudio científico converge en una idea clave para nuestro diseño de currículo y evaluación: una idea que se puede poner en práctica de inmediato, ampliamente, sin costo y con gran efecto.

En la literatura científica hay cientos (¡si no miles!) de estudios sobre esto, algunos desde 1907, y la investigación en la última década es particularmente prolífica.

En 2013, cinco científicos cognitivos (Dunlosky, Rawson, Marsh, Nathan, Willingham 2013) recopilaron cientos de estos estudios y demostraron que esa práctica de pruebas tienen una mayor utilidad para la retención y el aprendizaje que otras técnicas:


Los psicólogos cognitivos (Roediger, Putnam y Smith 2011) han resumido de esta investigación los muchos beneficios de las pruebas de bajo riesgo o sin riesgo conllevan:

1- Mejora la retención a largo plazo.

2- Identifica las brechas en el conocimiento

3- Hace que los alumnos aprendan más de la siguiente parte del estudio

4- Produce una mejor organización del conocimiento

5- Mejora la transferencia de conocimiento a nuevos contextos

6- Provee de retroalimentación a los instructores

7- Alienta a los estudiantes a estudiar


La revisión científica de la vasta literatura muestra que estos beneficios son duraderos (Dunlosky, et al, 2013).


El efecto persiste después de largos intervalos:


* De 2-4 semanas (2005, 2007, 2008, 2009, 2009)

* De 2-4 meses (2002, 2007, 2011)

* De 5-8 meses (1986, 2011)

* De 9-11 meses (2009, 2011)

* De 1-5 años (1993)


Las preguntas que deben hacerse de esta investigación como docente son: ¿Cuál es el formato óptimo y la frecuencia de las pruebas de bajo riesgo o la práctica de recuperación? Para simplificar, nos referiremos a esto como cuestionarios, como lo hacen Roediger, McDaniel y otros en su trabajo.


La investigación aplicada sugiere que las preguntas de opción múltiple son tan efectivas como las preguntas de respuesta corta. El último estudio de investigación es tan reciente como marzo de 2014, por lo que este es un campo en rápida evolución y uno para seguir atentos.


¿Cuál es el formato óptimo para los cuestionarios?


Los de respuesta corta, según McDaniel et al. (2007) benefician a los siguientes resultados de tests que se hacen, más que los tests de múltiple respuesta. Kang et al (2007) comenta que los cuestionarios regulares de respuesta corta pueden ser más efectivos en la mejora del aprendizaje del alumno que los cuestioanrios de múltiple respuesta.


Respecto a los cuestionarios de múltiple respuesta, según Smith y Karpicke (2013) encontraron pocas o ninguna ventaja de los tests de respuesta corta respecto a los primeros en 3 experimentos. McDermott et al (2014) defienden que los tests de múltiple respuesta son tan efectivos como los de respuesta corta.


También existe la cuestión de si la frecuencia regular o el espaciado más largo es más importante. ¿Más es mejor?


Los cuestionarios más cortos y frecuentes superan a los más largos y menos frecuentes (uno por semana mejor que 2 ó 3 por trimestre).


¿Espaciados funcionan mejor?


Cuanto mayor sea el esfuerzo por recuperar el aprendizaje, siempre que se tenga éxito, más se fortalecerá el aprendizaje mediante la recuperación.

Es alentador que la evidencia de la investigación resuene con el trabajo de líderes escolares exitosos como Paul Bambrick-Santoyo, quien trabaja en más de 1,000 escuelas con índices de pobreza del 90 % y ha presidido logros académicos espectaculares.


Ahora, durante la última década, once psicólogos cognitivos han tomado más de cien años de investigación de laboratorio sobre el efecto de los tests y lo han aplicado a las aulas y los planes de estudio. Esto es lo que recomiendan:

  • Haz cuestionarios frecuentes : las pruebas interrumpen el olvido.


  • Avanza en cada una de las preguntas sucesivas del cuestionario sobre el trabajo del período anterior.


  • Diseña cuestionarios para volver a los conceptos y el aprendizaje cubiertos anteriormente en el trimestre, de modo que la práctica de recuperación continúe y el aprendizaje sea acumulativo .


  • Las pruebas frecuentes de bajo riesgo en clase ayudan al instructor a verificar que los estudiantes están aprendiendo tan bien como parecen y revelan las áreas donde se necesita atención adicional. Las pruebas acumulativas son poderosas para consolidar el aprendizaje y los conceptos de una etapa de un curso en material nuevo que se encuentra más adelante.


  • El simple hecho de incluir una práctica de recuperación de exámenes en una clase produce una gran mejora en los puntajes de los exámenes finales, y las ganancias continúan aumentando a medida que aumenta la frecuencia de los exámenes .


  • La recuperación esforzada hace que el aprendizaje y la retención sean más fuertes. Cuanto mayor sea el esfuerzo por recuperar el aprendizaje, *siempre que tenga éxito*, más se fortalecerá el aprendizaje mediante la recuperación.


  • En prácticamente todas las áreas de aprendizaje, desarrolla un mejor dominio cuando utilizas las pruebas como herramienta.


  • Uno de los mejores hábitos para inculcar en un alumno es la autoevaluación regular .

Que se sepa, muy pocas escuelas están aplicando estos conocimientos de la psicología cognitiva en sus planes de estudios y sistemas de evaluación. Muy pocos diseñan sistemáticamente pruebas acumulativas.

En resumen:

  • La recuperación repetida mejora la retención de la memoria a largo plazo

  • Las pruebas de práctica superan las técnicas de uso frecuente, como resaltar y resumir

  • Hacer cuestionarios tiene varios beneficios para la memoria y la motivación

  • Los beneficios de las pruebas para la retención de la memoria son duraderos

  • La investigación científica resuena con la experiencia de los expertos

  • Hay un desajuste entre lo que hacen las escuelas y lo que sugiere la ciencia

  • La revisión acumulativa puede mejorar nuestro diseño curricular

  • Investigaciones recientes están explorando el formato óptimo y la frecuencia de los cuestionarios.

2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo