Buscar
  • Efecto Mcguffin

BIENVENIDOS...DE NUEVO

Actualizado: jun 2


Reemprender un proyecto a veces puede resultar más duro que empezarlo desde cero, y creedme, sé de lo que hablo. Esta web es el resultado de horas de reflexión y dedicación con la esperanza de que pueda ser de utilidad e interés para cualquier profesional que se dedique a ese bello arte y ciencia que es la Educación. De arte poco os podremos mostrar aquí, pero esperamos que os impregnéis de ciencia, de método científico para ser más precisos, y evidencias para que os ayuden a tomar decisiones en el aula basadas en ellas. También para vacunaros, a poder ser, contra todo virus pseudocientífico de los muchos que pululan por nuestras aulas y sociedad en general. Vais a ver que desgraciadamente no son pocos.


Cuando empecé con este proyecto del Mcguffin Educativo allá por el año 2015, la bibliografía en castellano sobre la educación basada en pruebas era un erial. En inglés la cosa mejoraba un poco, pero me resultó curiosa la poca o nula repercusión que tenía una idea tan buena (¡y básica!) como la de basar nuestras acciones en el aula en la evidencia. A día de hoy, cinco años después, el panorama ha cambiado para bien. No solo hay muchos más blogs y webs dedicadas al asunto (imprescindibles y con muchos artículos y bibliografía extensa detrás), sino que el propio Ministerio de Ciencia e Innovación, mediante el FECYT (Fundación Española para la Ciencia Y Tecnología) lleva a cabo un maravilloso proyecto llamado #coNprueba en el que también incide en demandar a la Escuela que actúe contra la pseudociencia y enfoque sus actuaciones hacia aquello que el método científico nos da: las mejores herramientas posibles sobre cómo debemos actuar en el aula de la manera más profesional y eficiente.


Soy maestro de primaria. Mi tarea de divulgación es un mero pretexto para mejorar como docente y robo horas (que a veces hasta sospecho que no tengo) para estar al día en lo que a Educación basada en pruebas se refiere. No soy científico, aunque me apasione la Ciencia. Solamente quiero saber y entender, que no es poco. Y luego llevarlo a cabo en mi toma de decisiones para mi clase.


No soy un teórico de la Educación. Mi día a día es el aula, desde donde imparto tutoría desde hace ya 23 años. La gran suerte personal es que, por formación (soy diplomado en Educación Infantil) y circunstancias profesionales he podido ser tutor a lo largo de estos 23 años de grupos de alumnos que abarcan desde P3 hasta 6º de primaria, donde ejerzo actualmente. Eso me ha dado una visión de conjunto de la educación Infantil y Primaria que considero un regalo y una ventaja enormes con los que entender qué se cuece y trabaja en cada ciclo, qué es lo que nos quita el sueño a los profesionales en términos de aprendizaje de nuestros alumnos y, también, todo lo que se nos ha colado a lo largo de este tiempo como la "metodología definitiva" o "método milagro" con el que nuestros niños y niñas aprenderán a hacer de todo (casi) sin esfuerzo. Mi labor divulgativa está enfocada a poder ordenar de manera sencilla y coherente una serie de conceptos y metodologías educativas que hay que conocer a fondo como educador para poder llevar a cabo una acción docente coherente con lo que la evidencia científica nos dice acerca de ellas.


En esta web encontraréis clasificados toda una serie de neuromitos y malas prácticas, o prácticas de dudosa o baja eficacia, con los que habría que ir con mucho cuidado. También encontraréis lo contrario: estrategias, conceptos y metodologías que ofrecen a la luz de la investigación buenos resultados y a las que habría de prestar más atención. Hay en cartera más secciones de las que en principio veis en el menú y se irán agregando a medida que las vayamos haciendo realidad. El objetivo final de este espacio es dar a conocer la Educación basada en pruebas con el rigor científico necesario pero que a la vez sea entendible para cualquier profano en materia científica.


La labor de los maestros y profesores no es hacer investigación educativa, pero hay que ser conscientes que ésta se viene realizando desde hace décadas y no podemos ignorar lo que esa evidencia nos dice porque nos aporta información crucial para nuestra labor diaria. A veces las conclusiones de las investigaciones van a casar perfectamente con nuestra manera de ser, hacer y pensar. Otras veces van a contradecir todo eso. La honestidad intelectual personal de cada uno es la que debe guiarnos a la hora de tomar las decisiones finales que nos lleven a implementar en el aula y con el grupo de alumnos concreto que tengamos en aquel momento unas estrategias u otras. Ya habrá tiempo de hablar sobre ello.


Mientras tanto, espero que encontréis en esta web algunas respuestas, aunque como siempre, lo importante seguirá siendo hacer las preguntas.


Albert Reverter

507 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo