• Efecto Mcguffin

1-DICCIONARIO HATTIE: TDAH (-0'90)


gif

Los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) experimentan más obstáculos en su camino hacia el éxito que el estudiante promedio. Los síntomas del TDAH, como la incapacidad para prestar atención, la dificultad para permanecer quieto y la dificultad para controlar los impulsos, pueden dificultar que los niños con este diagnóstico tengan un buen desempeño en la escuela.

Para satisfacer las necesidades de los niños con TDAH, las escuelas pueden ofrecer:

  • Tratamientos para el TDAH, como manejo del comportamiento en el aula o capacitación organizacional;

  • Servicios de educación especial; o

  • Adaptaciones para disminuir el efecto del TDAH en su aprendizaje.

Estrategias de tratamiento en el aula para estudiantes con TDAH

Hay algunas estrategias de manejo basadas en la escuela que han demostrado ser efectivas para los estudiantes con TDAH: manejo del comportamiento en el aula y capacitación organizacional.

Los padres informan que solo alrededor de 1 de cada 3 niños con TDAH reciben manejo conductual en el aula.

El enfoque de gestión del comportamiento en el aula fomenta los comportamientos positivos de un estudiante en el aula, a través de un sistema de recompensas o una boleta de calificaciones diaria, y desalienta sus comportamientos negativos. Se ha demostrado que este enfoque dirigido por el maestro influye en el comportamiento de los estudiantes de una manera constructiva, aumentando el compromiso académico. Aunque se probó principalmente en las escuelas primarias, se ha demostrado que la gestión del comportamiento en el aula funciona para los estudiantes de todas las edades.

La capacitación organizacional les enseña a los niños a administrar el tiempo, habilidades de planificación y formas de mantener organizados los materiales escolares para optimizar el aprendizaje de los estudiantes y reducir las distracciones. Esta estrategia de manejo ha sido probada con niños y adolescentes.

Estas dos estrategias de manejo requieren personal capacitado, incluidos maestros, consejeros o psicólogos escolares, que sigan un plan específico para enseñar y apoyar el comportamiento positivo.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomienda que el entorno escolar, el programa o la ubicación sea parte de cualquier plan de tratamiento del TDAH. La AAP también recomienda la terapia conductual administrada por el maestro como tratamiento para los niños en edad escolar con TDAH.

Servicios y adaptaciones de educación especial

La mayoría de los niños con TDAH reciben algunos servicios escolares, como servicios de educación especial y adaptaciones que incluyen:

  • Tiempo adicional en las pruebas;

  • Instrucción y asignaciones adaptadas al niño;

  • Refuerzo y retroalimentación positivos;

  • Usar tecnología para ayudar con las tareas;

  • Permitir descansos o tiempo para moverse;

  • Cambios en el entorno para limitar la distracción; y

  • Ayuda adicional para mantenerse organizado.

Existe información limitada sobre qué tipos de adaptaciones son efectivas para los niños con TDAH. Sin embargo, existe evidencia de que establecer expectativas claras, brindar retroalimentación positiva inmediata y comunicarse diariamente con los padres a través de una boleta de calificaciones diaria puede ayudar.

Qué pueden hacer los profesores para ayudar

Para los maestros, ayudar a los niños a controlar los síntomas del TDAH puede representar un desafío. La mayoría de los niños con TDAH no están inscritos en clases de educación especial, pero necesitan ayuda adicional a diario. El Centro Nacional de Recursos sobre el TDAH proporciona a los maestros información de expertos sobre cómo ayudar a los estudiantes con TDAH.

A continuación se ofrecen algunos consejos para tener éxito en el aula.

Comunicación

  • Dar retroalimentación y atención frecuentes al comportamiento positivo;

  • Sea sensible a la influencia del TDAH en las emociones, como problemas de autoestima o dificultad para regular los sentimientos;

  • Brindar advertencias adicionales antes de las transiciones y cambios en las rutinas; y

  • Comprenda que los niños con TDAH pueden estar profundamente absortos en actividades que les interesan (hiperconcentración) y pueden necesitar ayuda adicional para cambiar su atención.

Asignaciones y tareas

  • Haga las asignaciones claras: consulte con el alumno para ver si comprende lo que debe hacer;

  • Brindar opciones para demostrar dominio (por ejemplo, dejar que el estudiante elija entre un ensayo escrito, un informe oral, un cuestionario en línea o un proyecto práctico;

  • Asegúrese de que las tareas no sean largas y repetitivas. Las asignaciones más breves que suponen un pequeño desafío sin ser demasiado exigentes pueden funcionar bien;

  • Permita descansos: para los niños con TDAH, prestar atención requiere un esfuerzo adicional y puede ser muy agotador;

  • Deje tiempo para moverse y hacer ejercicio;

  • Minimice las distracciones en el aula; y

  • Utilice herramientas organizativas, como una carpeta de tareas, para limitar la cantidad de cosas que el niño debe realizar.

Desarrolle un plan que se adapte al niño

  • Observe y hable con el estudiante sobre lo que lo ayuda o lo distrae (por ejemplo, herramientas inquietas, limitar el contacto visual al escuchar, música de fondo o moverse mientras aprende puede ser beneficioso o distractor según el niño);

  • Comunicarse con los padres de manera regular; y

  • Involucre al consejero escolar o al psicólogo.

La estrecha colaboración entre la escuela, los padres y los proveedores de atención médica ayudará a garantizar que el niño reciba el apoyo adecuado.

Leer el artículo original en https://www.cdc.gov/ncbddd/adhd/school-success.html

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo