DICCIONARIO HATTIE
Efectos negativos

botones neutros.jpg

Vacaciones de verano -0'02

Las vacaciones de verano son un tema recurrente cuando hablamos de retroceso en el aprendizaje del alumnado y efectivamente, a la luz de las evidencias, se confirma que esto es así.  Cada final de curso en muchas escuelas hay debate sobre qué dar de "deberes de verano", un determinado volumen de trabajo, listas de lectura y otros materiales para contrarrestar los efectos negativos que estos dos meses y medio de parón suponen para el niño o niña. El objetivo de asignar este trabajo es brindarles a los estudiantes la práctica en lectura, escritura o matemáticas que necesitan para mantener las habilidades que han desarrollado durante el año escolar. Esta es al menos la intención.

La realidad es que a mediados de agosto, muchos estudiantes (y padres) reconocen que se encuentran en un “momento crítico” y el trabajo de verano asignado como práctica académica se transforma en una actividad polémica que ocupa un lugar preponderante en el calendario. Los padres muchas veces tienen que recordar / forzar / discutir con sus hijos para que completen el trabajo. Los estudiantes pueden esperar hasta el último momento para hacer ese trabajo escolar. Muchos padres y estudiantes ven el trabajo veraniego como una intromisión de la escuela  en sus vacaciones de verano.

Por otra parte, del lado del maestro, en septiembre toca corregir/evaluar todo ese material durante esas primeras semanas de regreso a la escuela y tal cosa puede resultar abrumadora.

Podríamos, en fin,  afirmar con seguridad que a nadie (maestros, padres, estudiantes) le gusta el trabajo de verano.

¿Necesitan los estudiantes un descanso?

Parece lógico e imprescindible que eso sea así, pero no podemos olvidar que el aprendizaje es continuo, y esos paquetes de trabajo y listas de lectura están diseñados como mínimo para mantener la mente activa de los estudiantes. Por supuesto, algunas de las asignaciones pueden estar mal diseñadas, pero si bien muchos estudiantes tienen la suerte de tener los medios para viajar durante las vacaciones de verano o disfrutar de experiencias de primera mano que los benefician académicamente, hay otros estudiantes en sus clases que no lo hacen. Los paquetes de trabajo y la lectura de verano igualan la práctica académica de todos los estudiantes durante las vacaciones de verano.

La mente de un estudiante no debería estar de vacaciones.

EXTRAÍDO DE: https://usedbooksinclass.com/tag/hattie-ranking-summer-vacation/

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En algunos casos, la escuela de verano (o clases de repaso de verano) se percibe negativamente, entonces, ¿cómo se gana una mala reputación algo potencialmente eficaz? Tal vez sea porque normalmente tienes que asistir a la escuela de verano si no pasaste un examen o no obtuviste una buena calificación. ¿Qué pasaría si repensáramos la escuela de verano como una estrategia para acelerar el aprendizaje de todos los estudiantes? Al hacerlo, tal vez podríamos trasladar la escuela de verano al área más eficaz de la lista de Hattie: la zona azul, donde potencialmente podríamos acelerar el rendimiento de los estudiantes.

 

Cómo evitar el tobogán de verano

Empecemos por cambiar el nombre a aprendizaje de verano. Con eso en mente, aquí hay ideas y consejos para adoptar una mentalidad positiva sobre cómo mantener a los estudiantes comprometidos y aprendiendo durante todo el año; además, también hemos incluido algunas actividades para prevenir el "tobogán del verano":

 

Fomente la lectura diaria

Durante el verano los estudiantes pierden terreno en la lectura porque se toman un descanso de los libros durante esas vacaciones, según muestra esta investigación. Los efectos pueden ser acumulativos.

Aprovechemos esta oportunidad para reenfocarnos en ganar terreno a lo largo del verano. Se sabe que el volumen de lectura grande afecta positivamente el aprendizaje de los estudiantes, por lo que nuestra tarea es preparar ese terreno. A menudo, las bibliotecas ofrecen programas de incentivos para la lectura de verano. Pero por importante que sea acceder a los libros, no basta con apilarlos; es necesario relacionar a los estudiantes con los textos adecuados a través del andamiaje y ayudándolos a descubrir sus intereses. Antes de que los estudiantes se vayan de vacaciones, podemos ayudarlos para reforzar las mejores prácticas para la lectura independiente que han practicado durante el año escolar. Aquí hay algunos ejemplos  para hacer de los próximos meses un verano de aprendizaje. Son ejemplos que tanto sirven para los estudiantes que estén en el aula física como los que estén en casa:

  • Co-desarrollo de una lista de lectura con los estudiantes. Esto puede incluir recomendaciones que se dividan en categorías como "Mi libro favorito de 2021". ¡Los estudiantes disfrutarán viendo sus nombres impresos como recomendadores!

  • Identificar recursos en su comunidad para acceder a excelentes textos en todos los formatos.

  • Aproveche las habilidades de la función ejecutiva, que pueden incluir establecer metas como la cantidad de libros o palabras para leer, y planificar el tiempo para leer.

 

Saque el aprendizaje fuera

Este concepto contaba con una sólida investigación antes de la pandemia y está ganando impulso ahora. 

El aprendizaje al aire libre encarna dos grandes ideas. Una es considerar el aire libre como un salón de clases con lugares para explorar y aprender como parte de una mejor comprensión de nuestro entorno. Otra es salir a la calle por cualquier tema y aprovechar la seguridad de un espacio exterior bien planificado. Tener variedad en los espacios para aprender puede tener varios beneficios.

Un estudio prepandémico demostró que el aprendizaje al aire libre, en este caso aprender sobre la naturaleza, tuvo un impacto positivo en el aprendizaje al impulsar la motivación, el disfrute y la participación de los estudiantes en entornos más tranquilos y seguros. La experiencia contribuyó a reducir el estrés y también restableció la atención entre los estudiantes.

¡Hay tantos lugares y espacios para aprender de los que quizás ni siquiera hayamos tomado nota! Aquí tenéis un buen ejemplo para llevar el aprendizaje al exterior:

 

Verificar a todos los estudiantes

Todos los estudiantes aprendieron y vivieron este último año escolar de diferentes maneras social, académica e incluso físicamente. Algunos estudiantes pueden tener brechas de aprendizaje debido a interrupciones y distracciones, y algunos pueden haber logrado avances. Los estudiantes pueden haber experimentado ambos en una base de asignatura.

Además, nuestros niños necesitan espacios seguros para registrar sus propias experiencias y expresar cómo les está yendo y cómo se sienten. Las actividades del final de la escuela con las que estamos familiarizados (como escribir una carta a su futuro yo, resúmenes de un libro favorito o acción más valiente, o discutir una esperanza para el futuro) pueden usarse como evaluaciones informales. 

Aquí están los ejemplos que pueden ayudar a transformar la noción de la escuela de verano como un aprendizaje acelerado para todos :

  • Administrar evaluaciones y encuestas de bajo riesgo para averiguar cómo les está yendo a los estudiantes social y académicamente.

  • Actualizar los perfiles de los estudiantes para proporcionar un aprendizaje continuo durante el verano y más allá.

  • Cambiar la narrativa de "lo que hice durante las vacaciones de verano" a "lo que aprendí en mis vacaciones de verano".

 

Priorizar la prevención de la pérdida de aprendizaje durante el verano

A medida que reconsideramos el cambio de una mentalidad más centrada en el déficit a una más basada en los activos, cambiar la marca de la escuela de verano a "aprendizaje de verano" nos lleva en la dirección de acelerar el aprendizaje para todos. 

Espero que nuestros niños y jóvenes tengan acceso a una variedad de espacios seguros y lugares propicios para promover todos los aspectos de su desarrollo. ¡Que comience la planificación para evitar el tobogán de verano!

EXTRAIDO DE: https://www.hmhco.com/blog/strategies-activities-to-prevent-summer-slide