top of page
  • Foto del escritorEfecto Mcguffin

¿SON LOS PRINCIPIOS DE ROSENSHINE "SIMPLEMENTE SENTIDO COMÚN"?

Tom Sherrington contesta en este artículo a algunas afirmaciones que suelen /pueden darse al respecto de los principios de Rosenshine de manera despectiva o intentando quitarles importancia por su aparente sencillez y alta carga de obviedades. Todos identificamos en mayor o menos medida la mayoría de esos principios, reconociéndolos como parte de cosas que ya hacemos en el aula "desde siempre", pero después de leer el desarrollo y aplicación adecuados que estos deben tener para llegar a ser eficaces ¿son tan sencillos de aplicar y se ajustan exactamente a cómo lo hacemos en nuestra aula?



En mi trabajo de apoyo al desarrollo docente, siempre me refiero a los Principios de instrucción de Rosenshine como una importante fuente de ideas, que vincula los hallazgos de las ciencias cognitivas y otras investigaciones con la práctica en el aula. Hay muchas razones por las que estos diez principios están ganando una amplia audiencia, una de las cuales es que, para muchos profesores, los consideran de sentido común. Resultan familiares y los profesores confían en ellos. La confiabilidad y la familiaridad pueden ser elementos importantes para penetrar las defensas de los docentes, cambiando parte de la inercia (a menudo significativa) que existe en algunos equipos en algunas escuelas.


Sin embargo, la noción de sentido común entraña grandes peligros. Con demasiada frecuencia, cuando la gente dice "es sólo sentido común", lo utilizan como defensa contra que les digan qué hacer. Es una especie de rechazo. Significa "¿por qué me dices que haga cosas realmente obvias que ya hago y que he hecho durante años?". A veces alguien tiene la misma reacción burlándose: “Es sólo 'enseñar'”, como si 'enseñar' fuera un proceso obvio, directo, universalmente conocido y comprendido que todos realizan bien. En este caso, el "sentido común" es problemático.


Muy a menudo, las mismas personas que ponen las defensas añaden:


No es nada nuevo: No, por supuesto que no lo es. Rosenshine estaba investigando en la década de 1970 y publicó un artículo inicial, 'Teaching Functions', que se redactó por primera vez en 1982. Para mí, el valor de los principios de Rosenshine no es que sean nuevos, sino que resisten la prueba del tiempo.


No es el principio y el fin de todo . No claro que no. Rosenshine no se sentó a escribir una guía universal para la enseñanza que incluyera las relaciones, el manejo del comportamiento, el aprendizaje colaborativo, la oratoria y el juego guiado en los primeros años. Estaba centrado en la "instrucción". ¡Está en el título!


El gran problema con todo esto es que, en todo el sistema –y ciertamente en cualquier escuela que haya visitado y observado lecciones– hay profesores que podrían mejorar su práctica aplicando los principios de Rosenshine. Es posible que los estén usando todos hasta cierto punto, pero todavía podrían usarlos mejor, incluso más intensamente, incluso más consistentemente. De hecho, casi todos los profesores que he conocido probablemente podrían utilizar los principios como un menú para guiar algún aspecto de su desarrollo profesional.


Veamos los cuatro ejes que suelo utilizar para explorar los 10 principios:


1R EJE: SECUENCIAR CONCEPTOS Y ENTREGAR MODELOS


En mi experiencia, esto no es ni remotamente sentido común. Es realmente difícil y requiere mucha reflexión. ¿Cómo enseño a los niños a escribir creativamente, a sumar fracciones, a comprender la ósmosis o a analizar a Ted Hughes? ¿Cómo les muestro a los estudiantes cómo es la excelencia y cómo alcanzarla? ¿Sentido común? No me lo parece…. Veo todo tipo de lecciones en las que se necesita una mayor reflexión sobre la secuencia de conceptos y la forma del andamiaje. Cuando los equipos dedican tiempo a explorar estas cuestiones en sus contextos temáticos, precisamente porque no asumen que todo es de sentido común, la práctica suele ser mucho mejor.


2º EJE: PREGUNTAR


Veo una práctica muy amplia aquí. Rosenshine sugiere que los profesores más eficaces hagan más preguntas a más personas, con un estilo más inquisitivo, incluidas preguntas de proceso. Comprueban la comprensión. El objetivo de esto es, en parte, recibir retroalimentación como docente sobre qué tan bien va el proceso de aprendizaje para poder adaptarse y responder.


¿Sentido común? Quizás en principio... pero no en la entrega. Para muchos profesores, el modo predeterminado es hacer una pregunta a toda la clase y aceptar la primera respuesta ofrecida o incluso mencionada. Es un hábito profundamente arraigado. Es muy común escuchar preguntas retóricas y sin salida como "¿Han entendido todos? ¿Están todos de acuerdo con eso?" en lugar del más eficaz "Michael, dime lo que has entendido". Cualquiera que levante las defensas en nombre del Maestro Universal no está ayudando. En mi experiencia, muchos profesores podrían mejorar sus preguntas de manera muy significativa.


3r EJE: REVISAR EL MATERIAL


La práctica de evocación y el uso de recursos para apoyar la retención de un plan de estudios específico (los organizadores del conocimiento son solo un ejemplo) está ganando atención, lo cual es fantástico de ver. Atender los problemas del olvido es una función clave del docente. Sin embargo, si bien el principio general puede ser obvio o de sentido común para algunos, una comprensión sólida de un modelo como el que aparece a continuación (donde pensamos que el aprendizaje requiere un cambio en la memoria a largo plazo) que conduzca a la implementación del tipo de actividades que se exigen en las clases no tiene ningún sentido común. Gran parte de la enseñanza se "desperdicia" porque los profesores no siempre crean un sistema de revisión que respalde el aprendizaje a largo plazo. Una vez más, estos sistemas necesitan un diseño cuidadoso y un grado de perseverancia para garantizar que involucren a todos los alumnos en el aprendizaje de todo el material.


4º EJE: ETAPAS DE LA PRÁCTICA


Finalmente, la cuestión de pasar de la práctica guiada a la práctica independiente, proporcionando modelos y andamios, identificando errores tempranos y conceptos erróneos pero luego asegurando que los estudiantes practiquen por sí mismos sin los andamios, es mucho más fácil de decir que de hacer. Nos engañamos a nosotros mismos si retrocedemos con la defensa del "sentido común". El punto óptimo nominal de una tasa de éxito del 80% es realmente difícil de lograr en toda una clase. Cuánto tiempo dedicamos a la práctica guiada y luego a la práctica independiente es un proceso continuo de malabarismo que requiere una importante sabiduría del docente (esa combinación de experiencia y conocimientos) y vale la pena poner esto en primer plano como un desafío que todos enfrentamos en lugar de asumir que ya lo hemos hecho y que lo solucioné todo con el perezoso y generalizado rechazo de "es sólo enseñanza".


Mi mensaje final al respecto es un fuerte recordatorio para los docentes y sus líderes y directivos. Los principios pueden elevarnos; no están ahí para atarnos:


NO SON UNA LISTA DE VERIFICACIÓN


No sea uno de esos robots reduccionistas que convierten esto en un conjunto de "no negociables" que deben evidenciarse en cada lección. Úselo como marco para el aprendizaje profesional que ayude a los docentes a responder algunas de estas preguntas por sí mismos.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page