Buscar
  • Efecto Mcguffin

¿RECORDAMOS LO QUE APRENDEMOS EN LA ESCUELA?

Daniel T. Willingham es profesor de psicología cognitiva en la Universidad de Virginia. Él es el autor de "¿Cuándo puede confiar en los expertos ? Cómo distinguir la buena ciencia de la mala en Educación" y ¿Por qué a los niños no les gusta a la escuela?" Su libro más reciente es "Criando a los niños que leen : Lo que los padres y maestros pueden hacer". En este artículo contesta con datos a la típica frase que se oye cuando se dice "¿Para qué enseñar tanto contenido en la escuela si luego se olvidan y no les sirve luego de nada?". Vale la pena leerlo y releerlo porque en él quizás encontremos las respuestas a esa pregunta que, en el fondo, no esperaba respuesta alguna y sólo se formula para criticar el papel de la escuela.

Pregunta: Una parte de mí se divierte pidiendo a los estudiantes que memoricen conocimientos, porque sé que van a olvidar muchos de ellos. (Después de todo, sé que he olvidado mucho de lo que aprendí en la escuela media.) ¿Qué dicen las investigaciones acerca de la memorización de las cosas para la escuela de las que te vas a olvidar después? Respuesta: Sin duda, con el tiempo nos olvidamos de las cosas, y no hay razón para esperar que lo que los estudiantes aprenden en la escuela deba ser ninguna excepción. Pero no se desanime: no nos olvidamos de todo, y bajo ciertas condiciones, lo recordamos casi todo. Los investigadores tienen una cierta comprensión de por qué somos propensos a sobreestimar lo que hemos olvidado. Y lo más importante, existen evidencias de que el recuerdo de lo que hemos aprendido en las asignaturas escolares en realidad nos hace más inteligentes.

"La educación es lo que queda después de que uno haya olvidado lo que ha aprendido en la escuela."

Esta cita se atribuye indistintamente a Albert Einstein, a Ralph Waldo Emerson, al presidente de Harvard James Bryant Conant, al psicólogo BF Skinner, y a muchos otros. (De hecho, sus orígenes son oscuros.) 1 La cita se invoca típicamente en uno de estos dos contextos: O bien el autor quiere decir que las escuelas no enseñan las cosas que realmente importan en la vida, o, por el contrario, que las escuelas educan, a pesar de que nos olvidamos de la mayor parte de los detalles que nos hacen aprender. Pocas veces se pone en duda la afirmación de que lo que se aprende en la escuela se olvida. Tal vez parece evidente. Muchos de nosotros hemos sufrido exámenes de décadas de antigüedad y nos ha sorprendido ver que, a la vez, podíamos nombrar las exportaciones más importantes de Brasil o probar que dos ángulos son complementarios.

Sin embargo, la afirmación de que nos olvidamos de la mayor parte de nuestra educación es errónea. Naturalmente, las lecciones aprendidas en la escuela son susceptibles de ser olvidadas, como cualquier otra experiencia, pero algunas de las que aprendemos se quedan con nosotros. Echemos un vistazo a las condiciones que contribuyen a retener o perder lecciones escolares. A continuación examinaremos las razones por las que podríamos sobreestimar el hecho de que las olvidamos.


¿Qué es lo que recordamos de la escuela?

El examen acumulativo de curso que se utiliza en muchas aulas sugiere un experimento natural; ¿qué pasa si los estudiantes hicieran el mismo examen por segunda vez, por ejemplo, un año después? Muchos experimentos se han basado en esta estructura básica, con el segundo examen compuesto por diferentes preguntas que el primero, pero examinando los mismos conceptos. ¿El resultado? Hay menos olvido de lo que piensas. La pérdida de aprendizaje generalmente se expresa como un porcentaje del rendimiento original; por ejemplo, los estudiantes con un promedio de 80% de aciertos en la primera prueba y el 40% correcto en la segunda prueba mostrarían una pérdida del 50%. Una revisión de la década de 1990 juntó los experimentos existentes sobre este tema e informó de que, en 22 experimentos utilizando preguntas de examen que exigían a los estudiantes recordar la información (por ejemplo, "¿Qué año en la historia de Estados Unidos a menudo se llama la Edad de Oro?"), la pérdida de aprendizaje era alrededor del 28 por ciento. La retención fue aún mejor cuando las preguntas requieren el reconocimiento de la respuesta correcta, como en una prueba de opciones múltiples. Para este tipo de pruebas, la pérdida media de aprendizaje a través de 52 experimentos era sólo del 16 por ciento. Estos resultados suenan demasiado buenos para ser verdad, y en cierto sentido lo son. Los datos sobre los niveles medios de retención no dan información sobre las condiciones en que la gente estaba tratando de recordar. Por ejemplo, la cantidad de tiempo que transcurre entre la primera y segunda prueba seguramente será crucial: usted recordará más de la historia que estudió en la escuela secundaria cuando tenga 20 años de edad que cuando tenga 40. En efecto, el tiempo transcurrido importa, y las altas tasas de retención registradas en esta revisión se deben (en parte) a una gran cantidad de intervalos de prueba relativamente cortos.

Otro estudio ofreció una mirada sistemática a la consecuencia de demorar los exámenes. 2 Los investigadores administraron varios tipos de exámenes (incluyendo preguntas de opción múltiple con sólo dos posibles opciones de respuesta, por lo que los participantes tenían una probabilidad del 50 por ciento de responder los ítems correctamente) a adultos que habían hecho un curso universitario en psicología cognitiva entre tres y 125 meses (esto son casi 10 años y medio) antes. El reconocimiento de conceptos y nombres importantes era bastante bueno en los tres meses de demora con un 80% de exactitud. En el transcurso de tres años, la precisión se reducía al 65%, pero luego había poco nuevo descenso. Esta relativamente rápida pérdida en el transcurso de unos pocos años es típica, como lo es el mantenimiento de al menos parte de la memoria residual de la materia del curso. 3

También suponemos que cuanto más ha aprendido un estudiante durante el curso, más recordará. Es decir, si una estudiante A sabe más español que un estudiante C, ella sabría más español 10 o 15 años más tarde. Esa suposición eminentemente razonable parece ser cierta; si usted sabe más al empezar, se acordará mejor al cabo del tiempo. 4

Otro factor parece probable que afecte a la memoria para el aprendizaje en la escuela: lo que pasa entre la primera y la segunda prueba. Aunque alguien de 30 años de edad habrá tenido 10 años de más durante los que olvidar en comparación con alguien de 20 años de edad, aquel podría recordar más la historia americana si refresca su memoria mediante la lectura de libros de divulgación sobre el tema. De hecho, cuando los estudios mostraron el rápido olvido de los contenidos del curso, los investigadores estaban razonablemente seguros de que la gente no estaba revisando el contenido del curso. Entonces, ¿qué pasa con la memoria si se revisa el material?

Como era predecible, la memoria es mejor. Por ejemplo, en un estudio, los investigadores pidieron a los estudiantes de último año en el Instituto de Tecnología de Massachusetts que hicieran un examen de mecánica que era muy similar al que habían tenido en su primer año. 5 (Fue el examen final para un curso de mecánica). Los investigadores examinaron las puntuaciones de estos estudiantes de último año, con los datos desglosados ​​por especialidades. Ellos se imaginaron que los estudiantes de biología o ciencias políticas habrían tenido pocas ocasiones de utilizar sus conocimientos de la mecánica en los siete semestres siguientes desde que hicieron el curso. Pero los estudiantes que se especializaron en física o ingeniería mecánica sería muy probable que la hubieran utilizado.

Los estudiantes de último año de biología mostraron una pérdida de alrededor del 55% en su capacidad para resolver problemas, y una pérdida similar en su comprensión de los conceptos. Este hallazgo- el olvido exagerado en el transcurso de tres años- es comparable a otros hallazgos que hemos revisado. Pero los estudiantes de física no perdieron nada de su capacidad para resolver problemas mecánicos, y su comprensión de los conceptos se redujo en sólo un 25%. Así que revisar el contenido del curso (o el contenido estrechamente relacionado) en clases futuras ofrece protección contra el olvido.

Otros trabajos han demostrado que este factor -revisar el contenido más adelante- puede tener una consecuencia inesperada. Si algo se revisa constantemente a lo largo de varios años, hay una buena probabilidad de que no será olvidado, incluso si nunca se utiliza de nuevo. Es como si el estudio continuo fijase permanentemente el contenido de la memoria. Esta conclusión fue dibujada por el investigador Harry Bahrick en un estudio de la memoria para la álgebra de la escuela secundaria. 6 Bahrick administró una batería de pruebas de álgebra a más de 1.000 personas; algunos sólo habían terminado un curso de álgebra en la secundaria, y algunos habían hecho un curso como hasta 74 años antes. Bahrick también preguntó a la gente extensamente acerca de los otros cursos que habían hecho en la escuela secundaria y en la universidad, y las calificaciones que habían recibido, verificando esta información con las escuelas cuando fuera posible. También preguntó sobre el grado de uso de las matemáticas en sus puestos de trabajo, aunque fuera disfrutando trabajando en problemas matemáticos en su tiempo libre, y así sucesivamente.

Al igual que los investigadores anteriores, Bahrick encontró que si usted hiciera álgebra en la escuela secundaria, con el tiempo, olvidaría lo que había aprendido. Si usted cursara Álgebra II, al cabo de un tiempo recordaría más álgebra porque estudió más (de la misma manera que los estudiantes de física al cabo de un tiempo recordaban más mecánica que los estudiantes de biología), pero todavía perdería la mayor parte de lo que había aprendido, con el tiempo. Pero sorprendentemente, los estudiantes que hicieron algunos cursos de cálculo después no mostraron pérdida de sus conocimientos de álgebra, incluso 50 años después de su último curso de matemáticas, ¡e incluso si en su vida cotidiana no requerían el uso del álgebra! El trabajo de cursos posteriores que incluyeron el cálculo motivó a los estudiantes a usar y revisar continuamente sus conocimientos de álgebra durante varios años. Eso es aparentemente lo que se necesita para producir algo permanente en la memoria. Resultados similares se han observado en los estudiantes que estudian español como segunda lengua 7 y en las personas a la hora de recordar los nombres y rostros de compañeros de clase 8 y nombres de calles. 9 Así que ¿nos olvidamos de gran parte de lo que aprendemos en la escuela? Este es un tipo de pregunta de vaso medio vacío o vaso medio lleno según se mire. Me parece impresionante que nos acordemos de cualquier contenido de un curso realizado un par de décadas antes, sin haber practicado en todo este tiempo. Y tengámoslo en cuenta, la memoria será mejor en la medida en que un estudiante domine la materia en primer lugar y tenga motivos para volver a ella en los años siguientes. Y con este repaso sistemático a lo largo de varios años, el recuerdo de ese material será casi indestructible.

Si la memoria de lo que aprendemos en la escuela realmente no es tan defectuosa, como he sugerido, ¿por qué la gente piensa que lo es? Hay dos razones. En primer lugar, subestimamos lo que sabemos, y en segundo lugar, aun cuando reconocemos que sabemos algo, es posible que no nos demos cuenta que lo aprendimos en la escuela.


Usted puede saber más de lo que piensa que sabe

Podemos juzgar mal nuestro conocimiento porque llegamos rápidamente a la conclusión de que un fallo de la memoria significa que la memoria se ha ido, es irrecuperable. Supongamos que usted pregunta a un amigo de mediana edad sobre la trama de la novela "A Separate Peace" de John Knowles. Inmediatamente, él se acuerda de que (1) leyó el libro en la escuela media, y (2) los protagonistas son hombres jóvenes. Si no le viene nada más a la mente en un segundo o dos, su amigo es probable que saque la conclusión de que simplemente no recuerda nada más. Eso es especialmente cierto si él ya cree que su memoria para recordar contenidos de la escuela es pobre; ¿por qué seguir tratando de recordar si usted está razonablemente seguro de que la memoria simplemente ya no está allí? Pero los continuos intentos de recuperar la memoria realmente ayudan; usted es más propenso a recordar si sigue intentándolo. 10

Una segunda razón por la que la gente sobrestima el olvido es que no consideran el método más poderoso para determinar si algo está en la memoria: aprender de nuevo. Esto es lo que quiero decir: Supongamos que usted comenzó a estudiar francés en 6º grado, y ya por el grado 12 su francés era lo suficientemente bueno como para participar en una conversación rutinaria. Después de la graduación, sin embargo, no hizo nada para mantener su nivel de dominio de la lengua. Ahora, 15 años más tarde, usted está planeando un viaje a París. Vamos a suponer que usted hace un examen de francés y encuentra que ha perdido alrededor del 75 por ciento del francés que una vez supo. ¿Es que el 75 por ciento se ha ido, simplemente se ha borrado de su memoria? Parece desaparecido, después de todo, no podía recordarlo durante el examen. Bueno, supongamos que usted comenzara a estudiar francés de nuevo. Si el 75 por ciento de su conocimiento se hubiera ido, a continuación, para que se convirtiera en alguien tan eficiente como era al final de la escuela secundaria, probablemente tendría que estudiar el 75 por ciento de los siete años que le costó hacerlo la primera vez. Pero eso no parece correcto. Su intuición indica que usted volverá a aprender francés con mayor rapidez de la que aprendió la primera vez. Su intuición es correcta. Este fenómeno se llama ahorro en el reaprendizaje. Incluso si usted no puede recordar o reconocer algo que una vez supo, eso no significa que el conocimiento se haya ido por completo; el residuo de ese aprendizaje inicial es evidente a través de un reaprendizaje más rápido. 11 El experimento mental que he sugerido ya ha sido llevado a cabo. Los investigadores examinaron a los adultos que habían ido a Japón o Corea para hacer trabajo de misioneros. Los misioneros pasaron entre 18 y 36 meses en el extranjero, y el tiempo transcurrido desde su retorno fue entre uno y 45 años. Los investigadores interrogaron a los ex misioneros con una larga lista de palabras que estaban obligados a aprender por su trabajo en el extranjero, señalando cuáles recordaban y de cuáles se habían olvidado. A continuación, los investigadores recopilaron una lista individualizada para cada misionero de 16 palabras, que él o ella había dejado de recordar. A continuación, los investigadores entrenaron a los sujetos para aprender esta lista personalizada de 16 palabras olvidadas, junto con 16 nuevas palabras. (Realmente eran pseudo-palabras que los experimentadores crearon, con el fin de tener la certeza de que los sujetos no pudieran conocerlas.) En comparación con las palabras nuevas, las viejas palabras se aprendieron mucho más rápidamente, a pesar de que la primera prueba indicaba que habían sido olvidadas. 12


La pérdida de la Fuente de la Memoria

Una de las razones por las que pensamos que nos olvidamos de la mayor parte de lo que hemos aprendido en la escuela es que subestimamos lo que en realidad recordamos. Otras veces, sabemos que recordamos algo, pero no reconocemos que lo aprendimos en la escuela. Saber dónde y cuándo usted aprendió algo por lo general se llama información de contexto, y el contexto es manejado por procesos de la memoria diferentes de la memoria de contenidos. 13 Por lo tanto, es muy posible retener el contenido sin recordar el contexto. Por ejemplo, si alguien menciona una película y usted piensa para sí mismo que oyó que era terrible, pero no puede recordar dónde oyó eso, está recordando el contenido, pero ha perdido el contexto. La información de contexto es con frecuencia más fácil de olvidar que el contenido, y es la fuente de una variedad de ilusiones de memoria. Por ejemplo, las personas no quedan convencidas por un argumento persuasivo si está escrito por alguien que no es muy creíble (por ejemplo, una persona con un interés financiero claro en el tema). Pero con el tiempo, las actitudes de los lectores, en promedio, sí cambian en la dirección del argumento persuasivo. ¿Por qué? Pues porque los lectores son propensos a recordar el contenido del argumento pero se olvidan de la fuente de alguien que no es creíble.14 Si es difícil recordar la fuente del conocimiento, se puede ver lo fácil que es concluir que uno no recuerda mucho de la escuela.

Este problema es aún más profundo cuando nos encontramos con la misma información en múltiples contextos. Por ejemplo, si le pregunto en qué continente se encuentra Egipto, responderá rápidamente "África". Pero si le pido que dónde y cuándo aprendió esto por primera vez, es probable que no tengan ni idea. Si usted fuera un estudiante de segundo grado que hubiera aprendido ese hecho el día anterior, fácilmente podría decirme "lo leí" o "mi maestro me lo dijo." Pero como adulto, usted ha encontrado este hecho cientos de veces en tantos contextos diferentes. El hecho está, pero los contextos se pierden. La investigación realizada por Graham Nuthall proporciona un buen ejemplo. 15 Después que los estudiantes de 10 años de edad tuvieran una lección en clase, Nuthall puso a prueba su memoria respecto al contenido en una semana y luego un año después. También les entrevistó acerca de las circunstancias en las que habían aprendido. Él encontró que los estudiantes eran bastante buenos al atribuir su conocimiento a la lección después de un retraso de sólo una semana, y también fueron capaces de describir los detalles de la lección. Después de un año, los estudiantes seguían siendo bastante buenos en responder a las preguntas detalladas acerca de la lección, pero sus respuestas parecían estar basadas no en memoria real para los detalles, sino en la memoria para los principios generales, a los que los estudiantes agregaron inferencias. Y cuando se trató de recordar el contexto de cómo habían aprendido la información, su recuerdo era a menudo muy malo. Nuthall ofrece un ejemplo de la pérdida de la fuente de información de un estudiante. En una lección sobre la Antártida, los estudiantes vieron una foto de un aterrizaje de avión de transporte en un campo cubierto de nieve bajo un sol brillante. La foto fue tomada a las 11 pm, durante el verano antártico. El orador mencionó de pasada que en realidad recibió quemaduras solares durante la noche. Ocho meses más tarde, cuando se le dió a escoger de una lista el problema más grave enfrentado por las personas que trabajan en la Antártida durante el verano, un estudiante escogió "graves quemaduras solares por la luz solar reflejada por la nieve." Cuando se le preguntó por qué pensaba que esto era un problema grave, el estudiante respondió: "Lo he oído en alguna parte", y describió cómo el sol brilla las 24 horas del día durante el verano. Cuando se le preguntó específicamente si las quemaduras solares se habían mencionado durante la unidad escolar, el estudiante respondió "No puedo recordarlo." Naturalmente, a menudo podemos adivinar que hemos aprendido algo en la escuela basándonos en el contenido. Yo podría pensar para mí mismo: "¿De qué otra manera podría saber la fórmula para encontrar el volumen de una esfera? Ese no es el tipo de cosa que me gustaría leer por mí mismo." Pero si hacemos esta atribución sólo cuando algo nos suena particularmente a algo similar a la escuela, nos puede llevar por mal camino. Algunos conocimientos adquiridos en la escuela puede ser especialmente difíciles de reconocer como tales porque son muy amplios. Por ejemplo, considere saber cómo buscar y extraer información de una tabla de dos dimensiones. A través del calendario (y otros), un estudiante aprende a utilizar filas y columnas para encontrar una entrada, y no importa si se localiza la fila primero o la columna. Años más tarde, el estudiante no puede reconocer que este conocimiento permite que use un horario de autobuses. Otro estudiante puede aprender la técnica de aislar variables para determinar la causalidad en la ciencia, pero no reconoce que está usando una estrategia aprendida en la escuela cuando se trata de determinar lo que está causando su reacción alérgica a una nueva receta para la salsa de barbacoa.

Hasta ahora hemos visto que la gente probablemente recuerdan más de sus días escolares de lo que piensan que hacen. Todo eso está muy bien, se podría decir, ¿pero son estos recuerdos consecuentes? Tal vez usted sí que recuerda la fecha de la batalla de Hastings. ¿Y qué?


Escuela e inteligentes

La respuesta a "¿y qué?" es que ir a la escuela te hace más inteligente, y una de las razones -quizás la más importante- posiblemente sea que te acuerdas de las cosas que has aprendido en la escuela.

Demostrar que la escuela te hace más inteligente no es tan simple como se podría pensar. * Los investigadores comenzaron con la simple predicción de que llegar más lejos en la escuela debería estar asociado con las puntuaciones de CI más altas. Eso es cierto, y el efecto es bastante fuerte. En un meta-análisis, la correlación de años de educación y el coeficiente intelectual era de 0.46. 16 (La correlación te indica si dos medidas están relacionadas. Por ejemplo, las personas que consiguen altas calificaciones en la escuela secundaria tienden a conseguir buenas calificaciones en la universidad. Esa correlación es aproximadamente de 0,40). Pero, por supuesto, esta simple correlación es difícil de interpretar. Tal vez no es que la educación te haga más inteligente, sino más bien que el ser más inteligente te hace tener más probabilidades de seguir en la escuela. O tal vez un tercer factor, como la riqueza de la familia, sea el responsable. La gente rica podría tener tanto un mejor acceso a la educación como un acceso a una mejor educación, y también para las experiencias de la vida que contribuyen al CI. Así se observa la asociación debido a que la riqueza aumenta tanto la inteligencia como el tiempo en la escuela.

Una mejor manera de abordar la cuestión implica estadísticamente la eliminación de estos otros factores. Varios investigadores han adoptado este enfoque, que mide el coeficiente intelectual de un gran grupo de niños a una edad temprana, digamos 10, y la recopilación de información sobre la familia de cada niño, tales como los ingresos de los padres y la educación. Luego, los investigadores miden la inteligencia de nuevo algunos años más tarde, a menudo alrededor de los 19 años. En el momento en que hacen la segunda prueba de inteligencia, las personas se diferencian por el número de años que han estado en la escuela. Así, podemos ver si "los años de escolaridad" se correlacionan con la medida tomada en el coeficiente intelectual a los 19 años. Sabemos que estarán fuertemente relacionados, pero ahora estamos en condiciones de hacer frente a las interpretaciones alternativas que nos ocupan. Podemos probar si la educación se asocia con el CI de la edad-19 después hemos eliminado estadísticamente los efectos del CI de la edad-10, y también los efectos de las características de la familia. El primero aborda la interpretación de que "las personas inteligentes se quedan en la escuela", y el segundo aborda el argumento de que "las familias, no la escolarización, marcan la diferencia." Los resultados de estos estudios 17 muestran que la escolarización en efecto hace a los estudiantes más inteligentes.

Una tercera técnica de investigación es tal vez la más poderosa. En ocasiones, los políticos cambian el número mínimo de años en que los estudiantes deben asistir a la escuela. Por lo tanto, independientemente de los factores de la familia y la elección del estudiante, un gran número de estudiantes van a la escuela más tiempo de lo que los estudiantes en su jurisdicción solían hacer. Si la escolarización aumenta el coeficiente intelectual, debemos esperar un aumento del índice de inteligencia, que coincide con el aumento de los años obligatorios de educación. En la década de 1960, el número mínimo de años de educación que se requería en Noruega aumentó de siete a nueve. El promedio de años de educación aumentaron de 10,5 a 10,8, y el coeficiente intelectual promedio aumentó 1,5 puntos. 18

Así la escolarización te hace más inteligente, pero ¿hay evidencia de que las cosas de las que se acuerda de la escuela son las que le hacen más inteligente? Tal vez ir a la escuela ejercite su cerebro, por así decirlo, para que pueda conseguir ser más inteligente, pero los detalles de ese ejercicio no importan. Tenemos un poco de investigación preliminar (pero probablemente no concluyente) que sugiere que los detalles sí son importantes. Dos factores contribuyen al CI: la amplitud y profundidad de lo que tienes en la memoria, y la velocidad con la que puede procesar lo que sabes. Hay maneras de medir la capacidad mental que en su mayoría son independientes de lo que sabes. La velocidad pura de procesamiento de datos es una. Por ejemplo, el coeficiente intelectual está altamente correlacionado con el tiempo necesario para verificar cuál es la más larga de dos líneas que se presentan en una pantalla. 19 Los investigadores han demostrado que a pesar de que los años de educación se asocian con el coeficiente intelectual, aquellos no están asociados a la velocidad de procesamiento. Ese hallazgo sugiere que la educación aumenta el coeficiente intelectual mediante el aumento de la amplitud y profundidad de lo que se sabe, lo que va en contra de la idea de que la escuela es como un ejercicio mental, y que el contenido del ejercicio no importa. 20 Otras investigaciones han evaluado si la escolarización afecta al coeficiente intelectual a través de un aumento en la capacidad de procesamiento muy general (por ejemplo, la habilidad de manejar mentalmente varias cosas a la vez) o por medio de mejorar más en el conocimiento del dominio específico, como la lectura y las matemáticas. 21 Los hallazgos de esta investigación apoyan esta última: la escolarización refuerza el CI aumentando los conocimientos y habilidades de los estudiantes para utilizar ese conocimiento.

* * *

Con demasiada frecuencia, los profesores se enfrentan con conclusiones de investigaciones que parecen sólo que hagan su trabajo más difícil. Este tema es una feliz excepción. Las investigaciones indican que recordamos mucho más contenido de conocimiento de lo que pensamos.


¿Qué pasa con esa cita ofrecida al inicio de este artículo? Creo que tiene las cosas al revés. La educación no es lo que queda cuando hemos olvidado todo lo que hemos aprendido en la escuela. Por el contrario, la educación es (al menos en parte) lo que recordamos de lo que aprendimos en la escuela. Los profesores pueden estar seguros de que el recuerdo de aquel aprendizaje es importante. ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: http://www.aft.org/ae/fall2015/willingham Hemos respetado en este artículo la numeración para las anotaciones a los diversos estudios a los que Daniel T. Willingham hace referencia, aunque estas notas finales las encontrarás en el artículo original que aquí te enlazamos.

62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo