Buscar
  • Efecto Mcguffin

NEUROMITOS Y POR QUÉ PERSISTEN EN EL AULA



Sense About Science es una iniciativa dedicada a defender la búsqueda de evidencias científicas en los diferentes ámbitos en los que estas ayudan a mejorar los resultados, ya sea a nivel sanitario, alimenticio o, por supuesto, educativo, entre otros. En este magnífico artículo, el Dr. Prateek Buch se centra en el mal uso que desde la escuela se da a todo lo que tenga que ver con neurociencia, cuando aquella persiste en métodos y teorías (supuestamente científicas) que tienen que ver con el funcionamiento del cerebro, pero que son a día de hoy rechazadas por la ciencia. Estos son algunos de los neuromitos más persistentes en el panorama educativo de hoy en día.

"Los profesores son como los neurocirujanos, esculpiendo el cerebro de nuestros hijos." Boletín de una escuela primaria en Essex Los métodos de enseñanza que se dicen estar basados en cómo funciona el cerebro se utilizan ampliamente en las escuelas, pero la mayoría de ellos se basan en malentendidos o una tergiversación de la neurociencia. Se basan en neuromitos que promueven "cantidades alarmantes de desinformación."

Desde que se desacreditó la pseudociencia que había detrás del Brain Gym en 2008, nos hemos encontrado con muchos otros métodos de enseñanza basados ​​en neuromitos. Como los que se figuran a continuación, muchos se ha demostrado que tienen escasa o nula evidencia que los apoye. Una revisión de la literatura realizada por la Education Endowment Foundation (EEF) miró a las 18 técnicas de enseñanza que tienen una base más plausible según la neurociencia, la evaluación de la fuerza de la evidencia de apoyo y cómo podrían impactar en el rendimiento de los alumnos. La mayoría de estas técnicas - incluyendo el software de "entrenamiento cerebral" y el aprendizaje personalizado - tienen poca evidencia confiable para apoyar su uso en la educación. Los resultados de una reciente encuesta de Wellcome Trust revelan cómo los maestros aplican estas técnicas basadas supuestamente en el cerebro, vertiendo luz en por qué los métodos no basados ​​en la evidencia persisten. También preguntamos a Ofsted (Office for Standards in Education, Children's Services and Skills) sobre su papel en la búsqueda de evidencia detrás de los métodos de enseñanza. El EEF encontró que algunas intervenciones como la adaptación de la jornada escolar para que se adapte al cerebro adolescente son más prometedoras, y merecen una mayor investigación. La persistencia de neuromitos socava el uso de la genuina investigación del cerebro en las aulas, por lo que todo el mundo que quiera aplicar las lecciones de la neurociencia en educación debe pedir pruebas fiables. Brain Gym Brain Gym es un programa de ejercicios físicos que dice impulsar las capacidades de aprendizaje, acompañado de explicaciones pseudocientíficas. Las escuelas hacen una serie de afirmaciones sobre cómo el Brain Gym ayuda a sus estudiantes a aprender (declaraciones como esta, de una escuela secundaria en Yorkshire: "Estamos consiguiendo algunos resultados interesantes en el corto tiempo que hemos utilizado los ejercicios ... Estos movimientos puede tener un profundo efecto, desarrollando las vías nerviosas del cerebro a través del movimiento, tal como la naturaleza tiene planeado.") Un informe de inspección de Ofsted de una guardería dice que los niños hacen ejercicios de Brain Gym porque "hace que sus cerebros funcionen mejor. " Sense About Science desacreditó la pseudociencia detrás del Brain Gym, y el gobierno informó en 2009 que "Brain Gym había sido 'criticado por ser poco científico en una revisión amplia y autorizada de la investigación de la neurociencia y la educación.'" La revisión de la literatura del EEF muestra que los descansos de ejercicio físico pueden mejorar el aprendizaje, aunque se centran en sesiones más largas de educación física (30 minutos) y no en las breves pausas entre lecciones promovidas por Brain Gym - y no hay evidencia alguna para la pseudo-ciencia que Brain Gym promueve. Y sin embargo, Brain Gym persiste: una búsqueda en Google sugiere que al menos 180 escuelas del Reino Unido siguen mencionándolo en su página web. Estilos de aprendizaje visual, auditivo y kinestésico Algunos maestros dan a sus alumnos encuestas para determinar su estilo de aprendizaje preferido - visual, auditivo o cinestésico (V, A o K) - y etiquetan a cada estudiante en consecuencia, adaptando sus lecciones a cada estilo de aprendizaje. Hemos tomado nota de las muchas afirmaciones diferentes sobre estilos de aprendizaje VAK: un informe de la Ofsted comentó que una escuela utiliza el método VAK para "involucrar a los alumnos en las lecciones, modelando las habilidades necesarias para apoyar el trabajo independiente de los alumnos". Una página web de una escuela de lactantes dice "entendemos totalmente que los niños pequeños en particular aprenden por el procesamiento de la información a través de sus sentidos - visual, auditivo y kinestésico. Cada niño tiene un estilo único de aprendizaje ... " El profesor de educación John Geake revisó la evidencia detrás de una serie de neuromitos en 2008, y dijo que, si bien diferentes partes del cerebro interpretan distintos tipos de información sensorial, los maestros no deben categorizar a los niños, según cualquiera de los estilos visuales, auditivos y kinestésicos prefieran. En su revisión de la evidencia, argumentó que las personas aprenden utilizando diferentes vías de diferentes maneras en diferentes momentos - "Centrarse en un [estilo de aprendizaje] se opone abiertamente a la interconectividad natural del cerebro. El VAK realmente podría, no ya no tener ningún efecto, sino dañar las perspectivas académicas de los niños." Y sin embargo, este es un mito muy persistente: investigadores de la educación en Amsterdam y Bristol encontraron que el 93% de los profesores del Reino Unido en su muestra pensaban que " las personas aprenden mejor cuando reciben información en su estilo de aprendizaje preferido (por ejemplo, auditivo, visual, kinestésico) ", lo que, como el neurocientífico Daniel Willingham deja claro, es sabido que es un concepto erróneo. Es difícil saber cuándo los maestros usan una mezcla de métodos visuales, auditivos y kinestésicos para enseñar a todos los niños en una clase (es decir, una lección con una variedad de enfoques, enseñada a toda la clase), y cuándo adaptan la enseñanza de métodos para cada alumno - el "método VAK completo". No sólo no hay evidencia que apoye esto, sino que es plausible que pueda obstaculizar el progreso de los niños etiquetados a los que se enseña como uno de V, A o K cuando pueden aprender habilidades específicas a través de otros medios. Se puede ayudar a enseñar a toda una clase usando una variedad de métodos de aprendizaje - pero como con el Brain Gym a través de las pausas de ejercicios simples, los Estilos de Aprendizaje VAK pueden "funcionar" si los maestros ignoran la manera en que estos están pensados para usarse. A medida que el Wellcome Trust concluye su estudio de los profesores que quieren utilizar la neurociencia en el aula, "había ejemplos de profesores utilizando ciertos enfoques (por ejemplo Brain Gym® y los estilos de aprendizaje) para diferentes propósitos o en formas para las que no fueron desarrollados o concebidos originalmente". Inteligencias múltiples Quizás el neuromito más persistente es el de las Inteligencias Múltiples - esto es, que las personas tienen inteligencias separadas y específicas tales como la inteligencia musical, visual-espacial, lógico-matemático y naturalista. Materiales didácticos y sitios web de escuelas continúan promoviendo esta teoría propuesta por primera vez en un libro de 1983 por Howard Gardner - a pesar de que los neurocientíficos y expertos en educación la han desacreditado como modelo explicativo de cómo aprendemos. Aquí está el profesor John Geake hablando sobre Inteligencias Múltiples: "Los estudios de neuroimagen no son compatibles con las inteligencias múltiples; de hecho, es todo lo contrario". Él describe cómo la inteligencia es una propiedad general que se deriva de una parte del cerebro llamada corteza frontal, y que aplicamos esta inteligencia a diferentes tareas, como la música, el lenguaje y la lógica -. Nuestro cerebro no tiene múltiples inteligencias específicas. Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, 1983 Cinestésica (inteligencia del cuerpo) Lógico-matemática (inteligencia numérica) Lingüística (inteligencia verbal) Interpersonal (inteligencia social) Intrapersonal (inteligencia del "yo") Auditiva (inteligencia musical) Visual / espacial (inteligencia de la imagen) Naturalista (inteligencia de la naturaleza) Al igual que con la teoría de los estilos de aprendizaje, los profesores tratan de atender a estas 'inteligencias múltiples' en sus lecciones. Más de 600 sitios web de las escuelas del Reino Unido anuncian el uso de la teoría desacreditada de Gardner.

Teoría de la parte izquierda y derecha del cerebro La teoría del cerebro derecho / cerebro izquierdo afirma que determinados tipos de actividad cerebral - lógicas, artísticas, lingüísticas y así sucesivamente - se encuentran ya sea en el hemisferio izquierdo o derecho del cerebro, y que la gente puede ser enseñada dependiendo de si son pensadores de cerebro derecho o cerebro izquierdo. La neurociencia muestra que la mayoría de las tareas implican ambos lados del cerebro trabajando juntos, sin un espacio único dominante - y sin embargo, el 18% de los profesores que respondieron a la encuesta de la Wellcome Trust sobre neuromitos dijeron que actualmente utilizan esta teoría en su enseñanza. Así que ¿por qué los neuromitos desacreditados persisten en el aula? ¿Por qué cuando la neurociencia ha demostrado que hay poca o ninguna evidencia detrás de la mayoría de los métodos de enseñanza que pretenden basarse en la neurociencia, muchos profesores los utilizan? El Wellcome Trust encontró que hay profesores que utilizan métodos basados ​​en neuromitos a pesar de no estar seguros de si son efectivos - alrededor de la mitad de los profesores que respondieron que usaban Estilos de Aprendizaje, Brain Gym y la teoría del cerebro izquierdo / derecho consideraron que estos tenían "algún impacto" en el rendimiento académico, pero que era "difícil de medir." Esto podría deberse a cómo los profesores acceden a la información sobre los métodos de aula: de acuerdo con la encuesta de Wellcome Trust, los profesores interesados ​​en el uso de la neurociencia en el aula llegan generalmente a los métodos basados ​​en neuromitos por el boca-a-boca - de sus instituciones (53%) , colegas (41%), y de los proveedores de formación (30%), que a menudo están vinculados a lo que esos neuromitos promueven. Si hubiera más maestros que están interesados ​​en cómo funciona el cerebro pidiendo evidencia detrás de los métodos de enseñanza - o mejor aún, participando en los ensayos - sería más fácil identificar los neuromitos. El porcentaje mucho más bajo de los profesores que usan métodos supuestamente basados en el cerebro los averiguan ​​directamente por conferencias (9%), revistas académicas (5%) e incluso medios de comunicación educativos (17%), lo que indica que los profesores tienen que estar equipados para pedir pruebas fiables sobre el uso de métodos de enseñanza basados ​​en el cerebro dentro del aula. La persistencia de los neuromitos ponen en riesgo y oscurecen el potencial que la auténtica neurociencia tiene para mejorar la enseñanza - la EEF y el plan de Wellcome Trust para financiar la investigación de este potencial. La evidencia que surge ayudará a informar de la práctica del aula - pero ¿de quién es el papel para asegurar que la enseñanza se base en la evidencia? ¿Quién debe solicitar pruebas detrás de los métodos de enseñanza? ¿Los maestros? ¿La Ofsted? ¿Los padres? ¿Los gobernantes? La Ofsted describe su misión como "elevar los niveles, mejorar la vida." ¿No debería pedir la evidencia detrás de los métodos de enseñanza como un elemento fundamental de esta misión? Hemos encontrado cientos de ejemplos de informes neutrales de la Ofsted sobre el uso de un método de enseñanza basado en neuromitos en la escuela. Preguntamos a la Ofsted cómo evalúan sus inspectores lo que sucede en el aula; respondieron que "durante una inspección, los inspectores siempre miran para ver cómo la propia escuela busca evaluar la efectividad de las intervenciones que utiliza, y luego cómo los líderes de la escuela utilizan esta evaluación para modificar o sustituir la intervención. Algunas escuelas son muy buenas en esto, otras no tanto" (énfasis añadido). Así que las escuelas se autoevaluan, sin necesidad de mirar a pruebas independientes. También hay controles raramente adecuados (grupos emparejados de niños que no hagan Brain Gym o alumnos no separados como V, A o K) que permiten a los profesores juzgar si el método en cuestión mejora el rendimiento en comparación con no usarlo - todo lo que tenemos es la correlación de auto-reporte, no causalidad. Con recursos limitados, es comprensible que los inspectores de la Ofsted mismos no lleven a cabo evaluaciones rigurosas de todos y cada uno de los métodos de enseñanza que encuentran, pero los inspectores podrían mirar el kit de herramientas de la EEF, o buscar en la base de datos del Instituto de Evidencia en Educación para el Centro de Coordinación de Política y Práctica de la Información y Cooperación (EPPI-Centre), o simplemente preguntar a expertos en educación si una intervención tiene alguna evidencia de apoyo. Si lo hicieran, sus informes sobre las técnicas basadas en el cerebro podrían incluir una simple indicación de si es probable que sea eficaz o no. Un alto funcionario de la Ofsted nos escribió para decir que algunas intervenciones pueden funcionar a través de una forma del efecto Hawthorne, donde el simple hecho de hacer algo diferente mejora los resultados. Esto plantea unas preguntas éticamente intrigantes: ¿es correcto que los profesores utilicen métodos que son conocidos por estar basados en mitos, si actúan como placebo? ¿Deberían esperar los profesores a estar familiarizados con la evidencia sobre la efectividad de las técnicas en el aula, tal como lo hacen los médicos? ¿Debería la Ofsted desempeñar un papel mediante la comprobación de pruebas con expertos independientes? Sin evaluar críticamente los métodos en el aula utilizando las mejores pruebas disponibles, la Ofsted seguirá informando neutralmente sobre neuromitos, informando sobre el uso de neuromitos que dejan a los padres mal informados acerca de la neurociencia en el aula. Además, los estudiantes seguirán siendo enseñados usando técnicas que no tienen evidencia de apoyo. Sigue habiendo una muy buena razón para un mejor uso de las pruebas fiables sobre el uso de la neurociencia en el aula, lo que significa que los maestros, los gobernantes, los padres y los inspectores exijan pruebas. ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: http://www.senseaboutscience.org/blog.php/77/neuromyths-and-why-they-persist-in-the-classroom


177 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo