top of page
  • Foto del escritorEfecto Mcguffin

LA IMPORTANCIA DE ESPACIAR... ¡LAS LETRAS!


No deja de ser curioso las muchas pequeñas ayudas que la investigación nos puede aportar de manera directa o indirecta a nuestro trabajo en el aula. Pongamos por ejemplo hoy el tipo de letra que usaríamos para, por ejemplo, preparar alguna lectura en el aula o hacer unos apuntes de medio natural o social en primaria.


Existen, como sabemos, diversas fuentes para ello que nos aseguran ser eficaces para niños con dislexia, como por ejemplo, la Open Dislexic (totalmente gratuita, por otra parte).

Ciertamente, este tipo de fuente es adecuado para un lector de esas características...pero no más que otros tipo de fuentes como la Times New Roman, Arial o la denostada Comic Sans. Más allá de esa tipología gráfica, hay un aspecto mucho más crucial para una mejor lectura, tanto para alumnos con dislexia como para alumnos sin ella. Un DUA de manual que podemos adoptar desde el minuto 0 a la hora de elaborar nuestro propio manual: el espaciado.


Sí, sabemos que espaciar la práctica es conveniente para el aprendizaje, pero por una vez, y sin que sirva de precedente, vamos a obviar esta acepción y nos vamos a fijar más en el otro significado, que va ligado al espaciado físico de las letras.


Efectivamente, aumentar el espacio entre las letras de un texto mejora la velocidad y fluidez. El estudio al que hacemos referencia descubrió que la velocidad de lectura de un niño puede mejorarse simplemente aumentando el espacio entre las letras de un texto y que eso proporciona un beneficio tanto a los niños disléxicos como a los no disléxicos.


En promedio, el grupo con dislexia mostró un aumento del 13% en la velocidad de lectura, mientras que el grupo de comparación de niños no disléxicos mostró un aumento del 5% en la velocidad de lectura. Los investigadores, dirigidos por el DR. Steven Stagg de la Universidad Anglia Ruskin (UK), también comprobaron las superposiciones de colores, pero estas no condujeron a una lectura mejor o más rápida.


En el estudio participaron 59 niños de entre 11 y 15 años, 32 de los cuales constaban como que tenían dislexia y 27 no disléxicos formaban parte del grupo de control.


Los participantes leyeron cuatro textos con un espaciado entre letras estándar o extragrande, con y sin superposición de color. Se pidió a los niños que leyeran el texto en voz alta mientras se les grababa. La grabación se utilizó para medir la cantidad de errores que cometían (en concreto, palabras omitidas, palabras añadidas, palabras incorrectas y pronunciación), así como el tiempo de lectura de los participantes. Además de mejorar la velocidad de lectura tanto en los niños con dislexia como en el grupo sin dislexia, el mayor espaciado entre letras también dio como resultado una reducción significativa en la cantidad de palabras que los niños con dislexia no entendían. Sin embargo, el estudio descubrió que las superposiciones de colores no tuvieron un impacto significativo en la velocidad de lectura o la reducción de errores en ninguno de los dos grupos de niños.


El Dr. Stagg resumió:

“Descubrimos que el espaciado entre letras extragrande aumenta la velocidad de lectura de los niños con y sin dislexia, y reduce significativamente la cantidad de palabras que los niños disléxicos se saltan al leer. Creemos que el espaciado entre letras extra grandes funciona al reducir lo que se conoce como el 'efecto de aglomeración', que puede dificultar el reconocimiento de letras y reducir la velocidad de lectura. Si lo analizamos en el contexto de investigaciones anteriores, nuestros hallazgos sugieren firmemente que los profesionales de la enseñanza pueden estar seguros de que todos los niños se beneficiarían de un mayor espaciado entre las letras en los materiales de lectura. Además de ser un cambio relativamente sencillo de realizar al producir folletos y hojas de trabajo, significa que los niños con dislexia no tienen por qué sentirse aislados por la introducción de materiales de lectura especialmente adaptados, ya que se trata de algo de lo que todos pueden beneficiarse."


¿Cómo llevar a término este sencillo paso y mejorar la fluidez lectora del alumnado? Aquí os dejamos un breve y excelente vídeo para llevarlo a cabo desde el Word:







2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 comentários


Efecto Mcguffin
Efecto Mcguffin
02 de jul.

Parece ser que así es e incluso la mejora alcanza a personas con discapacidad visual según otros estudios. El hecho que ayude tanto a alumnos disléxicos como no disléxicos da pistas de la buena intervención que es en términos generales. Lo que dices, por otra parte, es terminantemente cierto: no hay nada de espectacular en este enfoque o intervención, como en muchos otros que ayudan y mejoran el aprendizaje. Su validez viene avalada por su eficacia: un pequeño gesto para un gran cambio. Un abrazo, José Luís.

Curtir

José Luis Serrano
José Luis Serrano
02 de jul.

Como muchas veces pasa, curioso resultado que incluye solución sencilla.

¿Sabes si ste efecto se produce en lectores adultos avanzados?

¡Gracias!

Curtir
bottom of page