• Efecto Mcguffin

ENTRELAZADO: UN EXPERIMENTO EN EL AULA




Situémonos hoy en un aula de 1º de secundaria, con alumnos de una edad entre 12 y 13 años, y comprobemos qué tal funciona la aplicación de la práctica entrelazada. La práctica entrelazada, resumiendo, es aquella mediante la cual los alumnos practican unos determinados conceptos combinándolos en la misma sesión entre ellos. Muchas veces en nuestro entorno escolar hacemos mucha práctica alrededor de un aprendizaje durante toda una sesión. En la siguiente, hacemos práctica de otro concepto durante la hora de clase. A esto le llamamos práctica bloqueada y seguiría un esquema de este tipo: aaaabbbbccccdddd. Con la práctica intercalada lo que hacemos es trabajar esos aprendizajes en una misma sesión, tal que así: abcdabcdabcdabcd.




¿Qué conseguimos con ello? No vamos a crear suspense al respecto: recordar y aprender mejor todos esos conceptos. El experimento se realizó y fue publicado por Doug Rohrer, Robert Dedrick y Kaleena Burgess (1) y la asignatura escogida fue Matemáticas. ¿Preparados? Así nos lo explica Megan Sumeracki en la magnífica web de www.learningscientists.org. Pero vamos desde el principio...


Nuestros audaces investigadores estaban interesados ​​en si intercalar problemas matemáticos a lo largo del tiempo conduciría a un aprendizaje superior que el hecho de bloquearlos. Es importante destacar que en este experimento, hubo diferentes tipos de problemas matemáticos. En experimentos anteriores sobre entrelazado, los problemas matemáticos tendían a ser similares entre sí, y se demostró que el entrelazado ayuda a los estudiantes a discriminar entre problemas en evaluaciones posteriores (2). En este experimento, vemos cómo el entrelazado afecta el aprendizaje de todos los diferentes tipos de problemas, en relación con el bloqueo.

El diseño y procedimiento experimental La fase de aprendizaje se desarrolló durante 9 semanas en el aula. Durante este tiempo, los estudiantes recibieron sus lecciones y tareas normales. Había cuatro tipos diferentes de problemas que eran parte del experimento, y las tareas de los estudiantes se distribuyeron de modo que durante las nueve semanas vieron 12 problemas diferentes de cada uno de los cuatro tipos. Todos los estudiantes aprendieron dos tipos de problemas intercalados a lo largo de las tareas y aprendieron los otros dos tipos de problemas bloqueados en las tareas. Sin embargo, los problemas asignados a estas dos condiciones (intercalado y bloqueo) se compensaron, lo que significa que en todo el experimento la mitad de los estudiantes intercalaron cada tipo de problema y la mitad bloqueó cada tipo de problema.

Cuando se aprendió un tipo de problema mediante el bloqueo , los 12 problemas de práctica para que los estudiantes los resolvieran aparecían en la misma tarea. Cuando se aprendió un tipo de problema mediante el entrelazado , los primeros cuatro problemas de práctica para que los estudiantes los resolvieran aparecían en una tarea, y los ocho problemas de práctica restantes se distribuían entre las tareas restantes. En otras palabras, estos últimos ocho problemas se mezclaron en tareas posteriores para crear entrelazado.

Los investigadores reorganizaron los problemas dentro de las asignaciones para reflejar las condiciones apropiadas de bloqueo e intercalación para los estudiantes en las clases de matemáticas, y los investigadores calificaron cada tarea después de que los maestros las recopilaron para los propósitos del experimento.

La fase de evaluación

Dos semanas después de que finalizara la fase de aprendizaje que no duraba una semana, los estudiantes recibieron una prueba de evaluación sorpresa. La prueba fue sorpresa para que los estudiantes no empollaran antes de la prueba. Los investigadores crearon la prueba y los maestros no sabían qué contenía antes de administrarla. Este procedimiento asegura que los estudiantes no estuvieran expuestos a los problemas antes de la prueba. ( Aparte, ¡esto no significa que los investigadores no confíen en los maestros! También se hace esto en el laboratorio. Mantener la mayor parte del procedimiento "ciego" ayuda a garantizar que nadie sesgue los resultados de manera accidental o implícita ) .

Resultados

¡Los resultados fueron espectaculares! La práctica de entrelazado rindió casi el doble de alto que la práctica de bloqueo. Los estudiantes obtuvieron un 72% en los problemas que intercalaron, mientras que obtuvieron un 38% en los problemas que bloquearon.

Este experimento proporciona otro ejemplo de estrategias de aprendizaje efectivas que se están probando en el aula y muestra que intercalar incluso tipos muy diferentes de problemas matemáticos condujo a un mayor aprendizaje que bloquearlos.

Referencias: (1) Rohrer, D., Dedrick, RF y Burgess, K. (2014). El beneficio de la práctica de las matemáticas intercaladas no se limita a tipos de problemas superficialmente similares. Psychonomic Bulletin & Review, 21 , 1323-1330. https://doi.org/10.3758/s13423-014-0588-3 (2) Taylor, K. y Rohrer, D. (2010). El efecto de la práctica de entrelazado. Psicología cognitiva aplicada, 24 , 837-848. https://doi.org/10.1002/acp.1598


ARTÍCULO ORIGINAL: https://www.learningscientists.org/blog/2021/10/28-1

68 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo