Buscar
  • Efecto Mcguffin

EL MITO DE LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE

Actualizado: feb 19

La psicóloga cognitiva Ani Aharonian escribe este interesante artículo en la web skeptic.com sobre los estilos de aprendizaje. Esta conocida teoría, que tan buena acogida ha tenido por parte de la pedagogía, tiene poco fundamento y a lo largo del blog y en próximos meses iremos poniendo el foco en ella dando voz a diversos expertos en la materia. Este artículo, para ir abriendo boca.


Mientras que cierto contenido puede ser beneficioso al ser presentado de una manera particular, no hay evidencia de que el aprendizaje se vea reforzado al cambiar el modo de presentación para que coincida con las preferencias de aprendizaje de los estudiantes.


En cuanto a cómo estudian los estudiantes, es obvio que las personas enfocan el aprendizaje de diferentes maneras. Algunos estudiantes les gusta leer el libro de texto de una tirada, algunos destacan y realizan anotaciones en el libro de texto extensamente, algunos escriben y reescriben sus notas, otros graban y luego se ponen sus lecturas, otros todavía hacen y revisan tarjetas, y así sucesivamente ... Pero ¿qué es lo que reflejan estas diferencias de estrategias de estudio? Hay muchas posibilidades. Pueden reflejar las diversas formas en las que las personas aprendemos, o puede reflejar diferencias en la ética de trabajo o los hábitos aprendidos. Algunos investigadores han malinterpretado estas diferencias y han tenido como preferencia la explicación de que reflejan las diferencias en la forma en que las personas aprenden y los estilos de aprendizaje se han convertido en un enfoque pedagógico popular y extendido.


La afirmación principal o hipótesis asociada con el enfoque de los estilos de aprendizaje es que la adecuación del estilo de enseñanza a los estilos de aprendizaje individuales producirá un aprendizaje superior. Una encuesta de 2012 a educadores en el Reino Unido y Holanda reveló que el 94% cree que los estudiantes se desempeñan mejor cuando reciben instrucción en su estilo de aprendizaje preferido. A los aspirantes a educadores se les enseña que la enseñanza debe adaptarse a los distintos estilos de aprendizaje de los estudiantes. Entre los programas de gestión y negocios también se está propagando cada vez más esta afirmación en el contexto del lugar de trabajo.


Tal vez esta idea ha triunfado porque es atractiva. Es consistente con nuestro deseo de percibirnos a nosotros mismos como individuos, es una propuesta positiva y optimista que cada persona tenga un potencial equivalente para aprender si la instrucción se puede adaptar a su estilo de aprendizaje individual, y también coloca la responsabilidad del rendimiento de los estudiantes (o la falta de él) a los profesores y al sistema educativo en lugar de los estudiantes.


¿Qué pruebas hay de que este enfoque, que ya cuenta con unas pocas décadas detrás, afecte a los resultados del aprendizaje? Casi ninguna.


Antes de que el estilo de instrucción pueda adaptarse a los estilos de aprendizaje individuales de los estudiantes, se debe evaluar el estilo de aprendizaje de cada estudiante. No son pocos los instrumentos comerciales y no comerciales que se han desarrollado para la evaluación y hay casi tantos modelos diferentes de teorías sobre los estilos de aprendizaje como instrumentos de evaluación. Uno de los más populares es el modelo "VAK" que propone que hay tres tipos de estudiantes: los estudiantes visuales que aprenden mejor leyendo y viendo, los estudiantes auditivos que sobresalen por escuchar y hablar, y los cinestésicos cuyo rendimiento óptimo se consigue tocando y sintiendo. La teoría del aprendizaje Kolb divide a los alumnos en cuatro tipos: acomodadores, divergentes, convergentes, y asimiladores. El modelo de Honey-Mumford clasifica a los estudiantes como activos, reflexivos, teóricos o pragmáticos. A los aprendices en el modelo de Herrmann Brain Dominance se les clasifica como teóricos, organizadores, innovadores o humanitarios. Incluso los modelos e instrumentos desarrollados para fines completamente diferentes (cada uno con sus propios problemas), tales como la teoría de las inteligencias múltiples y la tipografía Myers-Briggs se han adaptado para tal propósito. Cualquiera que haya hecho estos tests (y a los lectores que no lo hayan hecho se les anima a hacer una búsqueda en Internet para una prueba de estilos de aprendizaje) puede haber experimentado cierta frustración al tratar de responder algunos ítems porque a veces "depende". Además de que a menudo la inclusión de ítems de preguntas no tiene en cuenta el contexto, toda la idea de que una persona tiene un estilo individual de aprendizaje falla al ignorar la posibilidad de que la estrategia de aprendizaje óptima pueda depender del material que hay que aprender. Por ejemplo, el desacertado tweet a continuación es un ejemplo de una estrategia muy pobre para el aprendizaje de vocabulario para todos los estudiantes.

Una búsqueda de la literatura sobre los estilos de aprendizaje revela miles de artículos de revistas, libros, presentaciones en congresos, artículos de revistas, sitios web, y así sucesivamente. El volumen total de la literatura puede sugerir que la hipótesis en el corazón de la teoría, que es que la adecuación del estilo de enseñanza al estilo de aprendizaje de los alumnos conduce a la mejora del aprendizaje, ha sido bien estudiada, pero eso es incorrecto. Los estudiosos que han hecho inventario de esta literatura han observado que la gran mayoría de ella es teórica y de carácter descriptivo y no empírico y no tiende a aparecer en revistas revisadas por pares. Peor aún, muy pocos de los estudios empíricos eran metodológicamente sólidos y tenían un grupo de control asignado al azar. Los pocos estudios restantes, incluyendo el más reciente, no son compatibles con la hipótesis de los estilos de aprendizaje. En el mejor de los casos, los instrumentos que supuestamente miden estilos de aprendizaje realmente sólo miden el estudio de las preferencias. Aún más, un creciente cuerpo de investigación psicológica sobre la metacognición demuestra que nuestras creencias acerca de cómo procesamos la información y la manera de aprender en realidad pueden estar bastante equivocadas, con gente prediciendo un rendimiento superior con métodos de instrucción que finalmente producen resultados inferiores. Por lo tanto, las mejoras en el rendimiento medidas objetivamente, en lugar de la percepción subjetiva de la eficacia, son ideales. Un enfoque basado en la evidencia es necesario para evitar los gastos innecesarios en las intervenciones educativas ineficaces. La teoría de los estilos de aprendizaje, a pesar de su continua popularidad, ha fallado en producir suficientes pruebas como para ser una valiosa herramienta educativa. Al centrarse en los puntos fuertes de los estudiantes este enfoque pierde una importante oportunidad de animar a los estudiantes a trabajar también en el desarrollo de sus debilidades. El enfoque de los estilos de aprendizaje también proporciona una excusa para los malos resultados, en detrimento de los estudiantes que no reconocerán la necesidad de realizar cambios o buscar ayuda.


ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: http://www.skeptic.com/insight/the-myth-of-learning-styles/

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo