• Efecto Mcguffin

CACC 7: CÓMO APRENDER MEJOR

Actualizado: 3 abr

Adam Boxer, director de ciencia en la Totteridge Academy de Londres, escribe un artículo más que interesante donde repasa las ventajas que la ciencia cognitiva y sus estudios pueden aportar a la escuela. Todo ello, regado con las advertencias necesarias para no caer en falsos triunfalismos: Tenemos que seguir atentos a la investigación para conocer ante todo los matices que esta aporta acerca de qué suele ser más eficaz en el aula. Todo esto en nuestra 7ª píldora del Curso Acelerado de Ciencia Cognitiva disponible en su idioma original en https://pragmaticreform.wordpress.com/ .



gif


La aplicación de los principios de las ciencias cognitivas en el aula de ciencias podría ser el camino hacia una mejor enseñanza y aprendizaje


En esencia, la ciencia cognitiva es el estudio del pensamiento, el aprendizaje y la memoria. Engloba la neurociencia, la antropología y el modelado computacional para comprender cómo funciona la mente: cómo responde a los estímulos, gestiona tareas, toma decisiones y crea recuerdos. Puede ayudarnos a discernir cómo suceden el aprendizaje y el recuerdo, y cómo mejorarlos. A través de sus hallazgos, la ciencia cognitiva también desafía algunos aspectos comunes de la práctica docente y sugiere nuevos caminos hacia una educación más eficaz. Veamos algunas formas en que puede ayudar a su enseñanza.


¿Cómo se estudia la ciencia cognitiva?


Para construir sus predicciones, los científicos cognitivos extraen evidencia de ensayos de control basados ​​en laboratorio tal como lo encontraría en la investigación médica, además de encontrar verificación en investigaciones neurocientíficas y hacer proyecciones a través de modelos computacionales. Para ver si estas teorías son ciertas, los estudios luego se trasladan a las aulas del mundo real.


¿Está la ciencia cognitiva lista para el aula?

La idea de enseñar de una manera que permita a los estudiantes absorber la información de manera más eficiente es atractiva, por lo que no sorprende que la ciencia cognitiva haya encontrado rápidamente un hogar en la educación, pero ¿está su propio salón de clases listo para ello? Ciertamente hay advertencias sobre su implementación. Por ejemplo, el resumen reciente de Education Endowment Foundation (EEF) fue positivo en general, pero descubrió que todavía había motivos para dudar en torno a algunas de las ideas de la ciencia cognitiva.

Para empezar, parte de la evidencia que proporciona la ciencia cognitiva aún no es lo suficientemente sólida y, por lo tanto, su éxito es incierto en la práctica. Además, existen problemas en torno a la replicación de estudios fuera del laboratorio y, especialmente, los intentos de replicar los éxitos cuando se amplía a grupos más grandes.

La mala implementación también puede ser peligrosa. Cuando las personas intentan implementar una idea sin comprenderla por completo, en el mejor de los casos puede ser ineficaz y, en el peor, perjudicial para el aprendizaje; los resultados pueden verse afectados y la carga de trabajo de los docentes aumenta.


¿Qué podemos sacar de la ciencia cognitiva?

Al evaluar nuevas prácticas o ideas, es importante distinguir entre afirmaciones positivas y negativas. Las afirmaciones positivas de la ciencia cognitiva especifican lo que debe hacer en el aula y las afirmaciones negativas establecen lo que no debe hacer. Con la naturaleza de estos estudios, las afirmaciones positivas solo deben contar como una regla general progresiva en lugar de un consejo definitivo. Para afirmaciones negativas hay, en mi opinión, una mayor certeza, pero estas también deben tomarse en contexto.


Consejos didácticos de la ciencia cognitiva

Estas son algunas de las afirmaciones positivas que hace la ciencia cognitiva sobre el aprendizaje eficiente. Cada afirmación negativa especifica algo que se debe evitar en la enseñanza, pero ofrece una regla general positiva o 'la mejor suposición, dada la evidencia' sobre lo que deberíamos hacer en su lugar.


El aprendizaje por descubrimiento no es beneficioso para los estudiantes novatos

Cuando me formé como profesor, estaba completamente convencido de que los estudiantes aprendían mejor descubriendo cosas por sí mismos y que enseñar algo explícitamente era menos efectivo. La ciencia cognitiva refuta categóricamente esta posición. Primero, dice que no hay un estatus privilegiado para los conceptos autodidactas frente a los conceptos enseñados. En segundo lugar, nos dice que cuando somos novatos, nuestras mentes pueden sobrecargarse rápidamente con nueva información . Por lo tanto, el aprendizaje por descubrimiento no estructurado, o el aprendizaje basado en la investigación, casi siempre presenta demasiada información para que un novato la procese adecuadamente.


Intente esto en su lugar: como maestro, tome el contenido que sus alumnos necesitan aprender y divídalo con cuidado, presentándolo lentamente, pieza por pieza, para no sobrecargarlos.


Una sesión no es prueba de aprendizaje

La ciencia cognitiva pone en duda la práctica de mini sesiones como prueba de aprendizaje. Con un poco de consideración, esto tiene perfecto sentido. Cuando sale a correr, puede hacerlo para romper su mejor marca personal. Ese es un objetivo a corto plazo. Sin embargo, si trotas para ponerte en forma, es un objetivo a largo plazo. Nadie diría nunca que ahora estás en forma después del trote, porque esto solo se puede juzgar con éxito durante un período más largo.

Aprender es como ponerse en forma, y ​​los científicos cognitivos dicen que es algo que solo podemos juzgar a largo plazo. ¿Recuerdan los estudiantes la información dos semanas, dos meses o dos años después? Si no, el aprendizaje no ha tenido éxito. Eso significa que no podemos juzgar si el aprendizaje se ha producido a corto plazo; del mismo modo que no afirmaría estar en su mejor estado físico después de un trote. No podemos enseñar algo o hacer una sesión y pensar que se ha aprendido. Puntuar una lección para verificar la comprensión de los estudiantes es beneficioso, pero no prueba que hayan aprendido. Para eso, debe adoptar un enfoque a mucho más largo plazo, cuestionando repetidamente a los estudiantes sobre puntos de aprendizaje antiguos e incorporándolos en sus evaluaciones.


Intente esto en su lugar: use enfoques a largo plazo para evaluar si el aprendizaje fue exitoso.


Los estudiantes no aprenden de acuerdo a un estilo particular.

Las teorías del estilo de aprendizaje sostienen que diferentes personas aprenden de maneras fundamentalmente diferentes. Algunas personas pueden aprender mejor visualmente, otras cinestésicamente y así sucesivamente. La ciencia cognitiva muestra que este no es el caso , y el mecanismo por el cual todos aprendemos es más o menos el mismo. Por supuesto, existen diferencias entre los individuos, pero generalmente son una cuestión de grado: si un estudiante sabe más química que otro, será más capaz de aprender aún más química. Sin embargo, de manera crucial, esta no es una diferencia cualitativa: no son fundamentalmente mejores para aprender química en algún nivel genético o cognitivo.


Intente esto en su lugar: considere el conocimiento previo como la diferencia más importante entre sus alumnos al planificar las lecciones.


La enseñanza fragmentada conduce a un aprendizaje deficiente

He aquí un ejemplo de un enfoque tradicional para el aprendizaje y la evaluación: enseñar A > lección de revisión en A > examen en A > enseñar B > lección de revisión en B > examen en B > repetir para CDE > examen de fin de año en ABCDE. La ciencia cognitiva ha demostrado que este enfoque no es efectivo a largo plazo.

Abarrotar el contenido inmediatamente antes de un examen es efectivo en términos de aprobar ese examen, pero los recuerdos se desvanecen poco después, lo que lleva a un modelo de aprendizaje intermitente y una falta de acumulación con el tiempo. En cambio, la revisión del material anterior debe espaciarse , de modo que los estudiantes puedan ver el contenido repetidamente durante muchas semanas y meses.


Intente esto en su lugar: incorpore la revisión en su práctica, asegurándose de que los estudiantes tengan oportunidades regulares para revisar el material anterior.


Recuerda, el contexto es el rey

La ciencia cognitiva tiene el potencial de revolucionar nuestras aulas y ayudar a nuestros estudiantes a convertirse en químicos brillantes. Pero si bien sus afirmaciones negativas pueden ser definitivas, las sugerencias de mejora no son reglas inamovibles. Son principios que deben estar integrados en su enseñanza. Usted sigue siendo el motor más importante para el éxito de sus estudiantes, porque la base de evidencia del aprendizaje cognitivo nunca prescribirá perfectamente lo que debe hacer con un alumno de 9 años en una lluviosa tarde de jueves.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo