• Efecto Mcguffin

CACC 13: PROFUNDIZACIÓN Y EMOCIÓN

Actualizado: 6 oct

Décimotercera entrega del Curso Acelerado de Ciencia Cognitiva (en el original https://pragmaticreform.wordpress.com/) con un nuevo artículo de Joe Kirby acerca de lo que en inglés se conoce con el término "drill", que se traduciría más bien como "taladrar". En esta ocasión nos hemos tomado la licencia de traducirlo por la palabra "profundizar", que nos parece menos agresiva, aunque aceptamos el hecho que mediante esa traducción pierda parte de la connotación peyorativa que tiene en el original inglés cuando se refiere a temas educativos. Quizás en castellano "machaque" sería una palabra más adecuada para entender lo que es hacer una cosa repetidamente durante mucho tiempo, con el peligro de que se vuelva aburrido. En todo caso, esta es la píldora de hoy y un buen complemento a la anterior, la número 12 del CACC, para intentar espantar esos fantasmas y localizar qué partes fundamentales merecen ser practicadas una y otra vez, ya no solo para mejorar académicamente, sino para mejorar en motivación.





¿El ejercicio desmotiva y desmoraliza, mata la motivación y la capacidad de los alumnos para pensar por sí mismos?


Lejos de desmotivar, he descubierto que los ejercicios de práctica específicos de la materia cuidadosamente diseñados son muy motivadores para los alumnos en la escuela, ya que los ciclos de ejercicio y éxito, ejercicio y éxito, que se refuerzan a sí mismos, crean espirales ascendentes de impulso y motivación positivos. El ejercicio no mata la motivación; en cambio, puede emocionar a los niños con su propio logro sin precedentes, si lo hacemos bien. No estamos hablando de profundizar en una especificación de examen, ni de profundizar en la prueba o examen, ni de profundizar el número de puntos por pregunta, en absoluto. En su lugar, estamos hablando de profundizar en temas y conocimientos útiles que resistirán la prueba del tiempo en los años venideros, mucho más allá de los exámenes. Profundizar no tiene que ser sin sentido; de hecho, no debe serlo si quiere tener éxito.

¿Por qué profundizar?


En la práctica, lo que haces importa tanto o más que el tiempo que lo haces. Hemos aprendido ideas de Daniel Willingham, Doug Lemov y Anders Ericsson para aplicarlas a nuestro plan de estudios e instrucción en la práctica. Hay una convergencia asombrosa e independiente de varios campos de investigación: de la psicología cognitiva; de la ciencia de la práctica experta y deliberada; y de la investigación empírica basada en datos para mejorar la práctica docente.


La profundización previene el olvido, potencia la automaticidad , mejora la transferencia, según Daniel Willingham en su capítulo '¿Vale la pena la profundización?' Recopila décadas de investigación en psicología y concluye que el ejercicio es "una de las formas más efectivas de superar el cuello de botella de la memoria de trabajo" y "es prácticamente imposible volverse competente en cualquier tarea mental sin una práctica prolongada". Dicho así, es clave para el aprendizaje, y es temerario descartar el ejercicio como una motivación letal. La profundización no es prescindible; es indispensable para el aprendizaje. La pregunta que Willingham nos hace es, '¿qué necesitamos automatizar?' Esa es una pregunta que deben responder los maestros para cada materia.


' Hay una receta para lograr la máxima mejora a partir de la práctica' , dice Anders Ericsson, el experto líder mundial en práctica deliberada: primero, dice, 'un buen maestro': alguien que conoce el mejor orden para aprender las cosas, que comprende y puede demostrar [les]... alguien que puede proporcionar retroalimentación útil y alguien que puede diseñar ejercicios de práctica para superar debilidades particulares .' La receta de Eriksson es enfoque, retroalimentación, correcciones y hábitos. Estrecha atención a cada detalle del desempeño, ' cada uno realizado correctamente, una y otra vez, hasta que la excelencia en los detalles se convierta en un hábito firmemente arraigado'.


Uno de los libros a los que más he vuelto en los últimos años en la enseñanza es el libro de Doug Lemov, Practice Perfect . “ Muchos educadores perciben la práctica como un peyorativo 'perforar y matar', el enemigo del pensamiento de orden superior ”. Doug argumenta que hemos puesto el carro delante del caballo: no es que el ejercicio reste valor al pensamiento de orden superior; es que el pensamiento de orden superior depende del ejercicio.

En el deporte, como señala Doug, el ejercicio distingue a los mejores del resto. Doug habló con un entrenador de baloncesto con una tasa de victorias del 81 %, la tasa más alta en la historia de este deporte, ganando 10 campeonatos en 12 años. Su secreto eran sus ejercicios. Repitió ejercicios hasta que sus jugadores lograron maestría y luego automaticidad. Diseñó sus ejercicios para distorsionar intencionalmente el juego, para enfatizar y aislar conceptos y habilidades específicas. La cultura en la que se llevaron a cabo esos simulacros era humilde, desinteresada, implacable”.


También me encanta la historia del FC Barcelona, ​​uno de los clubes de fútbol más exitosos de Europa en la última década, ganando la Liga española 8 veces en 12 temporadas y la Liga de Campeones en Europa 4 veces en 12, un récord asombroso. ¿Su secreto? Parte de su éxito se debe a la perforación. Como dice un jugador: ' Se trata de rondos. Rondo, rondo, rondo, rondo. Cada. Único. Día. Es el mejor ejercicio que existe. Aprendes responsabilidad. Pum-pum-pum-pum, siempre un toque. ¿Cuáles son las lecciones que podemos aprender para la enseñanza a partir de los ejercicios que impulsan la mejora en el deporte? Doug extrae varias lecciones sobre la mejor manera de mejorar la práctica en su libro. Aquí hay seis de sus reglas:

1. Codificar el éxito

La práctica hace que las cosas se te queden, no te hace perfecto. Si los alumnos practican pero fallan, codifican ese fracaso; si practican el éxito, codifican ese éxito. La tasa de éxito de la práctica debe ser confiablemente alta.


2. Practica el 20%

La ley de los mínimos vitales es un patrón citado por los economistas que sugiere que el 80 % de los resultados proviene del 20 % de los pocos inputs más vitales. ¿Qué conocimientos y hábitos procedimentales necesitan más los alumnos para automatizar en su materia? Identifique el 20% de las cosas que podría practicar que tengan el 80% del impacto. Practíquelos con obsesiva atención a los detalles.

3. Lograr el piloto automático: los fundamentos son liberadores

Haga hincapié en el aprendizaje hasta la automatización para que los alumnos tengan procesos en piloto automático. La automatización de los fundamentos libera la mente para la toma de decisiones, la resolución de problemas y el pensamiento crítico más complejos. Practique los fundamentos para liberar la mente, para ser creativa cuando más importa.


4. Haz profundizaciones precisas

Los ejercicios se esfuerzan por maximizar la cantidad de energía mental enfocada intensamente en un concepto o proceso discreto. Ponte a prueba para definir procesos pequeños y específicos. Divide las habilidades complejas en pasos estrechos. Elabora ejercicios precisos para cada uno de ellos de forma aislada.


5. Construye rutinas diarias

Haga que los ejercicios sean la norma y conviértalos en rutinas.


6. Acortar el ciclo de retroalimentación

Haga que la retroalimentación sea enfocada, específica, procesable y que se actúe al instante.

Cómo usamos el taladro

A cada jefe de departamento se le puede encomendar la tarea de decidir el 20% de los hábitos más vitales para que los alumnos logren la automaticidad , y luego elaborar ejercicios precisos como rutinas diarias con comentarios instantáneos, procesables y prácticos. Específicamente, estas son solo algunas de las formas de usar la práctica en las lecciones:


1. Resúmenes escritos

Al comienzo de cada lección en cada materia, comience con preguntas de recapitulación para las que todos los alumnos escriben las respuestas. Luego brinde comentarios instantáneos sobre las respuestas (y la ortografía) que los alumnos autocorregirán y mejorarán.


2. Preguntas orales

Al final de cada lección en cada materia, termine con preguntas de ejercicios orales que los alumnos respondan individualmente, a menudo siendo 'llamados en frío' por su nombre para responder, a veces con las manos en alto para ver cuántos creen que saben la respuesta. La energía y el entusiasmo que estos ejercicios crean en las lecciones es palpable.


3. Respuesta coral

A lo largo de las lecciones, use muchas preguntas con respuestas de una o dos palabras que todos los alumnos respondan al unísono: ¿Cuál es el proceso que usan las plantas para convertir la luz solar en glucosa? "¡FOTOSÍNTESIS!" ¡El volumen da un indicador de qué tan bien o mal sabe la clase la respuesta!


4. Ejercicio de cotización, extensiones de anotación

Para aprender poemas, discursos de Shakespeare y citas de novelas u obras de teatro, use ejercicios de relleno de huecos incrementales que eliminen más y más palabras hasta que los alumnos puedan escribir la cita, el poema o el discurso completo de memoria. Ver al 100% de los alumnos garabatear furiosamente para pasar a la extensión de anotación es un placer para la vista.


5. Estrellas de rock de la tabla de tiempos

El sitio web de Bruno Reddy hace que la multiplicación de produndizaciones sea motivadora. Nuestros alumnos de 7º año lo usan todas las noches. A muchos les encanta, especialmente emocionados por la oportunidad de competir contra otras escuelas en línea.


6. Leer, Leer, Leer.

Cada lección. Todos los días. Es una de las tareas del 20% con el 80% del impacto.


7. Escribir, Escribir, Escribir.

Cada lección. Todos los días. Es una de las tareas del 20% con el 80% del impacto.

La profundización puede emocionar. Depende de los departamentos decidir y diseñar la secuencia más motivadora para el dominio, la fluidez, la automaticidad y, en última instancia, la experiencia en la materia.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo