1.11. La lucha por la fonética en los primeros años de lectura

 

Una de las cosas más importantes que hará un niño en la escuela es aprender a leer, pero hay pocos campos de batalla en el discurso educativo tan controvertidos como la mejor manera de enseñarlo. Aquí, Jennifer Buckingham describe la base de evidencia para la fonética sintética sistemática como el método más confiable que tenemos, y también por qué muchos lo encuentran difícil de aceptar.

Existe una amplia investigación sobre cómo los niños aprenden a leer y cuál es la mejor manera de enseñarles. Uno de los hallazgos más consistentes de la investigación científica metodológicamente sólido es que aprender a decodificar palabras usando la fonética es un elemento esencial en la instrucción de lectura temprana. La comprensión del lenguaje (vocabulario y comprensión de la semántica, sintaxis, etc.) también es esencial para ganar significado en la lectura, por supuesto. Pero los niños primero deben poder identificar con precisión las palabras en la página o la pantalla antes de que puedan darle significado a lo que están leyendo.

Muchos estudios de alta calidad en las últimas dos décadas en particular, incluidas las revisiones sistemáticas, han demostrado que los programas e intervenciones en el aula con un componente sistemático y explícito de instrucción fonética son más efectivos para enseñar a leer a los niños que aquellos sin dicho componente. Más recientemente , un método de enseñanza llamado fonética sintética sistemática (SSP en inglés) ha obtenido una fuerte evidencia a su favor. En fonética sintética, la enseñanza comienza con una secuencia de correspondencias simples entre letras y sonidos, construyendo el código más complejo a medida que los niños dominan las habilidades de combinación y segmentación.

La fonética sintética sistemática está bien investigada en las aulas escolares y en entornos clínicos. También está respaldada por la investigación de la ciencia cognitiva sobre los procesos que tienen lugar en el cerebro cuando los niños aprenden a leer. Esta investigación muestra que leer no es como hablar: el cerebro humano no está conectado de forma innata para que la lectura se desarrolle automáticamente con la exposición a la letra impresa. Hacer las conexiones cognitivas entre la letra impresa, el sonido y el significado, requiere hacer conexiones neurológicas físicas entre tres áreas distintas del cerebro. Algunos niños crean estas conexiones neuronales con relativa rapidez, pero otros requieren una enseñanza metódica, repetida y explícita. Esto es particularmente cierto para un complejo lenguaje como el inglés, donde la relación entre letras y sonidos no es uniforme en todas las palabras.

A pesar de la clara evidencia que respalda la instrucción fonética sistemática, todavía existe un debate sobre el papel de la fonética en el aprendizaje de la lectura y cómo enseñarla de manera eficaz. Las razones de esto son muchas y están relacionadas entre sí. Si bien los puntos enumerados aquí se extraen del contexto y la experiencia australianos (particularmente en el estado de Nueva Gales del Sur), también son relevantes en otros países.

        • Muchos maestros no tienen un conocimiento sólido de las construcciones del lenguaje y las formas más efectivas de enseñar a leer, y generalmente sobreestiman lo que saben. Un estudio reciente de maestros de Magisterio (primer año de educación formal), encontró que solo el 53% podía definir correctamente un morfema y solo el 38% pudo definir correctamente la conciencia fonémica. Esta última es un poderoso predictor de la capacidad de lectura y un elemento crítico de la instrucción inicial de lectura.

 

        • Los cursos de educación inicial para maestros no brindan consistentemente a los maestros graduados estrategias de instrucción de lectura basadas en evidencia y esto a menudo se ve agravado por un aprendizaje profesional de baja calidad.

    • Las contradicciones dentro de un departamento llevan a que los maestros reciban mensajes fuertemente contradictorios.

        • Por ejemplo, el programa de lectura del gobierno de Nueva Gales del Sur "L3" es incompatible con un documento sobre instrucción de lectura eficaz y basada en la evidencia elaborado por el mismo gobierno.

          • Con frecuencia, los ministros de educación y los ejecutivos de departamentos toman decisiones importantes sobre políticas que no comprenden bien la evidencia y la investigación. A menudo son guiados por personas cuyo conocimiento y experiencia se basa en la alfabetización en general, o incluso solo en la educación primaria en general; mientras que la instrucción e intervención de lectura temprana es un campo de investigación y experiencia altamente especializado. Un ejemplo de esto fue el Grupo Asesor Ministerial de NSW sobre Alfabetización y Aritmética (MAGLAN), que elaboró ​​un informe que tergiversó importantes estrategias educativas, como la respuesta a la intervención.

           • Muy pocos programas e intervenciones de alfabetización se someten a pruebas o evaluaciones rigurosas.

           • Respaldo a intervenciones costosas y no probadas que invocan a la neurociencia o involucran ordenadores, o ambos. Existen numerosos programas que pretenden ayudar a los niños a aprender a leer haciendo cualquier cosa, excepto enseñarles a leer.

A pesar de la clara evidencia que respalda la instrucción fonética sistemática, todavía existe un debate sobre el papel de la fonética en el aprendizaje de la lectura y cómo enseñarlo de manera eficaz.

          • La influencia de personas tanto del sector público como del privado que continúan promoviendo teorías de la lectura que no reflejan la investigación actual sobre la enseñanza eficaz de la lectura.

     • Rechazo de propuestas de políticas fundamentadas en la investigación sin una consideración cuidadosa de la evidencia, en lugar de basarse en teorías de conspiración y ataques ad hominem.

         • La percepción de algunos programas y políticas como "demasiado grandes para fallar". Puede llevar años, y a veces incluso décadas, reemplazarlos incluso después de que las investigaciones hayan demostrado que son ineficaces.

       • Inversión significativa en recursos, edificios y mobiliario que están conectados a formas de enseñanza obsoletas e ineficaces. Por ejemplo:

                   • Las escuelas han gastado miles de dólares en la creación de bibliotecas de lectores nivelados y otros recursos diseñados para métodos de lectura basados ​​en el lenguaje completo y enfoques de "tres pistas". Esto dificulta que esas escuelas realicen cambios drásticos en la enseñanza de la lectura.

                   • El mobiliario y los edificios escolares se diseñan con frecuencia de formas que no se adaptan a las pedagogías de instrucción explícita. El aula abierta es un ejemplo de esto: las investigaciones han demostrado que los niveles de ruido en las aulas abiertas son un problema para los estudiantes. Sin embargo, se están construyendo muchas nuevas escuelas, gubernamentales y católicas, con aulas abiertas que exacerban estos problemas.

                • Desinformación generalizada sobre métodos de enseñanza eficaces, incluida la tergiversación de la fonética sintética y el uso indebido de términos como "enseñanza explícita".

A pesar de todo esto, hay motivos para el optimismo. El gobierno de Nueva Gales del Sur ha permitido recientemente que las escuelas públicas utilicen los fondos destinados al programa de recuperación de la lectura para otras intervenciones de lectura; el gobierno australiano está negociando con los gobiernos estatales y territoriales para introducir una verificación fonética en P5; y la versión más reciente del plan de estudios australiano pone un énfasis mucho mayor en la conciencia fonémica y la fonética. El reconocimiento de la importancia de la instrucción explícita está creciendo y haciéndose más aceptado, aunque no siempre se lleve a la práctica a la perfección. Se ha logrado mucho, pero aún queda mucho por hacer.

La Dra. Jennifer Buckingham es investigadora senior y directora del proyecto de lectura FIVE from FIVE en el Centro de Estudios Independientes (www.fivefromfive.org.au). La investigación doctoral de Jennifer se centró en la instrucción efectiva para lectores con dificultades y ha escrito numerosos informes y artículos revisados ​​por pares sobre instrucción en lectura y políticas de alfabetización. Es miembro de la junta del Instituto Australiano de Enseñanza y Liderazgo Escolar, Investigadora Asociada del Centro de Cognición y sus Trastornos de la Universidad Macquarie, miembro del Consejo de Australia sobre Problemas de Aprendizaje y recientemente presidió un panel asesor de expertos del gobierno australiano sobre la introducción de una prueba de alfabetización y cálculo en P5.

Captura.JPG

Por Jennifer Buckingham

volver