PENSAMOS MEJOR BAJO PRESIÓN

La idea de que damos lo mejor de nosotros mismos en momentos de máxima presión forma parte de nuestra cultura: por lo que parece, cuando nos vemos obligados a pensar bajo presión, encontramos mejores soluciones más rápidamente. Lo hemos "aprendido" de nuestros héroes cinematográficos: Indiana Jones, James Bond, John McClane... Al final ¿es realmente cierto?

 

De entrada, no suena disparatado. La adrenalina hace que nuestros cuerpos muestren una respuesta fisiológica de lucha o huida por encima de lo normal. En el cerebro, las hormonas lo sobrecargan. Todo esto contribuye a que reaccionemos delante de una emergencia (o lo que interpretamos como una emergencia) de una manera rápida y eficaz. Puro instinto de supervivencia. Pues bien, este poco de presión nos pone más alerta e incluso nos ayuda a crear nuevos recuerdos. Pero apúntalo bien: Un poco de presión. Ante todo, moderación. Si estas situaciones de estrés son frecuentes, el efecto negativo en nuestro cerebro puede llegar a ser incluso permanente. Por tanto, si nos sometemos a un exceso de estrés, vamos a tener problemas para recordar cosas.

 

Un gran estudio de revisión en el Centro de Estudios sobre el Estrés Humano de la Universidad McGill mostró la siguiente relación entre el nivel de estrés y el rendimiento cognitivo: demasiado poco o demasiado estrés degrada el rendimiento. Apunte para los fanáticos de la emoción como motor del aprendizaje (sin letra pequeña ni nada): el miedo, esa emoción, tiene un efecto negativo en el desempeño de los niños en la escuela y puede limitar su capacidad para aprender. 

Por poner un ejemplo, se ha llevado a cabo una investigación bastante amplia sobre la llamada "ansiedad matemática". Un análisis de los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) de 2003 mostró que los países con un rendimiento superior al promedio en matemáticas también eran los países con la menor incidencia de ansiedad matemática. La pregunta es: ¿Qué causa qué? Si eres bueno en mates, ¿esto te lleva a tener menos ansiedad? ¿O es que si tiene menos ansiedad, tu desempeño es mejor?

 

Indiferentemente a estas cuestiones, nos hallamos ante otro mito (y van...): No pensamos mejor bajo presión y el miedo nos hace aprender peor.

BIBLIOGRAFIA:

1. Bruyckere, Pedro De; Kirschner, Paul A.; Hulshof, Casper D.. Urban Myths about Learning and Education (pp. 121-122). Elsevier Science.

2. Franklin Institute. (2004). The human brain – Stress. Retrieved June 18, 2014, from <http://learn.fi.edu/learn/brain/stress.html>.

3. Hajszan T, Dow A, Warner-Schmidt JL, et al. Remodeling of hippocampal spine synapses in the rat learned helplessness model of depression. Biological Psychiatry. 2009;65(5):392–400.

4. Hattie J. Visible learning: A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement London: Routledge; 2009.

5. Lee J. Universals and specifics of math self-concept, math self-efficacy, and math anxiety across 41 PISA 2003 participating countries. Learning and Individual Differences. 2009;19(3):355–365.

6. Lupien S, Maheu F, Tu M, Fiocco A, Schramek T. The effects of stress and stress hormones on human cognition: cognition: Implications for the field of brain and cognition. Brain and Cognition. 2007;65(3):209–237.

7. Mullainathan S, Shafir E. Scarcity: Why having too little means so much New York: Macmillan; 2013.

suspenso.JPG