8- PROPORCIONAR ANDAMIAJE PARA LAS TAREAS DIFÍCILES: EL MAESTRO PROPORCIONA A LOS ESTUDIANTES SOPORTES TEMPORALES Y ANDAMIAJES PARA AYUDARLOS CUANDO APRENDEN TAREAS DIFÍCILES.

 

 

LA INVESTIGACIÓN

Los investigadores han hallado el éxito en los estudiantes a los que se ha proporcionado andamiaje, o apoyos de instrucción, para ayudarles a aprender tareas difíciles. Un andamiaje  es un apoyo temporal que se utiliza para ayudar a un alumno. Estos andamiajes se retiran gradualmente a medida que los estudiantes se vuelven más competentes, aunque los estudiantes pueden seguir dependiendo de estos cuando encuentran problemas particularmente difíciles. Proporcionar andamiajes es una forma de práctica guiada.

 

Los andamiajes incluyen el modelaje paso a paso realizado por el maestro o el pensamiento en voz alta de éste acerca de cómo él o ella resuelve el problema. Los andamiajes también pueden ser herramientas, tales como tarjetas con anotaciones o listas de verificación, que completan parte de la tarea para los estudiantes, o un modelo de la tarea completada con la que los estudiantes pueden comparar su propio trabajo.

 

El proceso de ayudar a los estudiantes a resolver problemas difíciles mediante el modelaje y el suministro de andamiajes se ha denominado "aprendizaje cognitivo". Los estudiantes aprenden estrategias y contenidos durante este aprendizaje que les permite ser lectores competentes, escritores y solucionadores de problemas. Son ayudados por un maestro que los modela, entrena, y proporciona los apoyos y andamiajes a medida que se independizan.

En algunos de los estudios, a los estudiantes se les dio una lista de verificación para evaluar su trabajo. Los elementos de la lista de comprobación incluyeron "¿He encontrado la información más importante que me dice más acerca de la idea principal?" Y "¿Cada oración comienza con una letra mayúscula?" El maestro entonces modeló el uso de la lista de verificación.

En algunos estudios, se proporcionó a los estudiantes modelos expertos con los cuales podían comparar su trabajo. Por ejemplo, cuando se les enseñaba a los estudiantes a generar preguntas, podían comparar sus preguntas con las generadas por el profesor. Del mismo modo, al aprender a escribir resúmenes, los estudiantes podrían comparar sus resúmenes en un pasaje con los generados por un experto.

EN EL AULA

 

Cosas que podemos hacer como maestros para llevar a cabo esta estrategia:

 

-Pensar en voz alta (por ejemplo, al resumir un párrafo, mientras resuelven una ecuación científica o escriben un ensayo). Tal pensamiento en voz alta proporciona a los principiantes una forma de observar el "pensamiento experto" que normalmente se oculta al estudiante.

-Pedir a los alumnos que piensen en voz alta a la hora de resolver algún problema. 

 

-Hacer modelaje (ver estrategia 4).

 

-Enseñar a los estudiantes a hacer preguntas ayuda a la comprensión lectora de los estudiantes.

 

De manera similar, un investigador desarrolló las siguientes indicaciones para ayudar a los estudiantes a organizar el material:

 

1-Dibuja una caja central y escribe el título del artículo en ella.

2-Echa una ojeada al artículo para encontrar de cuatro a seis ideas principales.

3-Escribe cada idea principal en un cuadro debajo de la caja central.

4-Encuentra y escribe de dos a cuatro detalles importantes para enumerar debajo de cada idea principal.

-Anticipar errores de los estudiantes, por ejemplo, dándoles una oración mal escrita para corregirla. En la enseñanza de la división o la resta, el profesor puede mostrar y discutir con los estudiantes los errores que otros estudiantes hacen con frecuencia.

 

.


aproved.jpg